4.3.06


Carlos Germán Belli luego del premio Neruda (en La República)

Luego de recibir el premio Neruda de Poesía, Carlos Germán Belli (Lima, 1927) respondió a algunas preguntas de Pedro Escribano. Aquí la entrevista.

"–¿Trató a Neruda alguna vez?

–Lo conocí y lo traté ocasionalmente. En el año 1969 en un encuentro de escritores en Santiago me trató con cariño, parece que había leído poemas míos publicados en Amaru. Después lo vi en una recepción en su casa de Isla Negra.

–¿Como lector, siguió a Pablo Neruda?

–Evidentemente. Mi atención de lector se fijó sobre todo en Residencia en la tierra, un poemario de atmósfera surrealizante. Pero también sus poemas de juventud y Alturas de Machu Picchu.

–Usted escribe con rigor. ¿Le resulta difícil escribir?

–Es una lucha, para mí es un reto estilístico la escritura, colonizar la página blanca. Reto estilístico en cuanto a la conquista de ciertas formas, ciertas estrofas, ciertos metros, ciertas composiciones poéticas, son metas que me pongo. Neruda en cambio se sentaba frente a la máquina y producía. Sé de un consejo que le dio Neruda a Oscar Hans, poeta amigo chileno: que escriba un poema diario. Pero Hans, como yo, no escribe un poema cada día sino cada cierto tiempo (risas). Neruda era un Midas.

–¿Usted es más analítico?

–Yo peso las palabras. Me regodeo. Me guío por el sonido, que lleva a la propia palabra. Claro, superada esa etapa, no dejé de lado los contenidos.

–Se decía que usted es un poeta puro. ¿La poesía es pura?

–No puede ser pura. Tiene todos los ingredientes de la vida. Está el lado oscuro del individuo, que sale a luz. También las cosas luminosas. La poesía tiene la turbiedad humana. Estamos sumergidos en un lodazal."

[El poeta]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.