31.3.06

La peruana que habita el universo Ballard

Peru Blogs El escritor inglés J.G. Ballard (1930), nacido en Indochina y criado en campos de concentración, es la figura más prominente de lo que se denominó la "nueva ola" de la ciencia ficción europea, con libros necesarios no solo para el género, como Las voces del tiempo, El mundo sumergido y Bilenio.
Precisamente a este último volumen de cuentos, publicado hace muchos años en editorial Minotauro, pertenece uno de sus relatos más hermosos: "Prima Belladonna", opera regia de la llamada ciencia ficción interior que el escritor propugnara en cierto momento de su carrera, rechazando el rollo ultraespecializado de los viajes interestelares, los robots y las tecnologías alucinantes del futuro.
Bien calibrado, la obra de Ballard se asienta en los intersticios de la novela futurista y la sci-fi sensu stricto. Su apuesta es por un mundo apunto de desaparecer, pero aún deudor de la racionalidad humanista. En su universo predominan la belleza y la humanidad recargada (ver su credo más abajo) antes que la frialdad brutal del aluminio, los chips y las armas inteligentes.
En el cuento citado –que acabo de releer después de más de una década– Jane Ciraclydes es una bella y misteriosa cantante de extraños ojos, que llega en gira a Vermilion Sands, un pueblito apacible donde Steve, su futuro y pasajero amante, regenta una tienda de plantas cantoras especializadas.
Jane, hija de un "ingeniero de minas en Perú y su madre una bailarina de taberna en Lima", alborota a los amigos del tendero y causa una terrible distorsión en la performance de las plantas cantoras, para finalmente calar en la vida emocional de Steve.
La escena final implica a la Arachnid (una costosa planta cantora y agresiva), inusitadamente agigantada, con la bella peruana "arqueada sobre ella, con la cabeza echada hacia atrás". Poco después, Jane desaparece sin dejar rastro. Y la planta muere al día siguiente.
Esto es característico de la narrativa de Ballard: la desaparición desolada pintada con colores definidos e inolvidables. Un canto futurista a los últimos resabios de belleza en este planeta. Pero siempre con un touch de retorcimiento: Jane tenía insectos vivos en lugar de ojos.

.............................

En qué creo

J. G. Ballard

Creo en el poder de la imaginación para rehacer el mundo, liberar la verdad que hay en nosotros, alejar la noche, trascender la muerte, encantar las autopistas, congraciarnos con los pájaros y asegurarnos los secretos de los locos.
Creo en mis propias obsesiones, en la belleza de un choque de autos, en la paz del bosque sumergido, en la excitación de una playa de vacaciones desierta, en la elegancia de los cementerios de automóviles, en el misterio de los estacionamientos de varios pisos, en la poesía de los hoteles abandonados.
Creo en las pistas de aterrizaje olvidadas de Wake Island, señalando a los Pacíficos de nuestras imaginaciones.
Creo en la belleza misteriosa de Margaret Thatcher, en el arco de sus fosas nasales y el borde de su labio inferior; en la melancolía de los conscriptos argentinos heridos; en las sonrisas perturbadas de los empleados de estaciones de servicio; en mi sueño sobre Margaret Thatcher acariciada por ese joven soldado argentino en un motel olvidado, observados por un empleado de estación de servicio tuberculoso.
Creo en la belleza de todas las mujeres, en la perfidia de sus fantasías, tan cerca de mi corazón; en la unión de sus cuerpos desencantados con los rieles de cromo de las góndolas de supermercado; en su cálida tolerancia de mis propias perversiones.
Creo en la muerte del mañana, en el acabamiento del tiempo, en la búsqueda de un tiempo nuevo en las sonrisas de las mozas de los bares de las rutas y en los ojos cansados de los controladores de tráfico aéreo en aeropuertos fuera de temporada.
Creo en los órganos genitales de los grandes hombres y mujeres, en las posturas corporales de Ronald Reagan, Margaret Thatcher y la Princesa Diana, en el suave olor que emana de sus labios cuando miran a las cámaras del mundo entero.
Creo en la locura, en la verdad de lo inexplicable, en el sentido común de las piedras, en la demencia de las flores, en la enfermedad reservada para la raza humana por los astronautas del Apolo.
No creo en nada.
Creo en Max Ernst, Delvaux, Dalí, Tiziano, Goya, Leonardo, Vermeer, de Chirico, Magritte, Redon, Durero, Tanguy, el Facteur Cheval, las torres Watts, Bocklin, Francis Bacon, y en todos los artistas invisibles dentro de las instituciones psiquiátricas del mundo.
Creo en la imposibilidad de la existencia, en el humor de las montañas, en lo absurdo del electromagnetismo, en la farsa de la geometría, en la crueldad de la aritmética, en las intenciones asesinas de la lógica.
Creo en las adolescentes, en la corrupción que hay en ellas sólo por la postura de sus piernas, en la pureza de sus cuerpos desaliñados, en los rastros que sus partes pudendas dejan en los baños de moteles miserables.
Creo en el vuelo, en la belleza del ala, y en la belleza de todo lo que alguna vez haya volado, en la piedra arrojada por un niño pequeño que lleva en sí misma la sabiduría de los estadistas y de las parteras.
Creo en la amabilidad del bisturí, en la geometría sin límites de la pantalla de cine, en el universo oculto dentro de los supermercados, en la soledad del sol, en la locuacidad de los planetas, en la redundancia de nosotros mismos, en la inexistencia del universo y el aburrimiento del átomo.
Creo en la luz que arrojan las videograbadoras en las vidrieras de las grandes tiendas, en la agudeza de las parrillas de los radiadores en los salones de venta de automóviles, en la elegancia de las manchas de aceite sobre las barquillas de los motores de los 747 estacionados en las pistas de los aeropuertos.
Creo en la no existencia del pasado, en la muerte del futuro, y en las infinitas posibilidades del presente.
Creo en el desarreglo de los sentidos: en Rimbaud, William Burroughs, Huysmans, Genet, Celine, Swift, Defoe, Carroll, Coleridge, Kafka.
Creo en los diseñadores de las Pirámides, el Empire State, el bunker del Fuhrer en Berlín, las pistas de aterrizaje de Wake Island.
Creo en la fragancia del cuerpo de la Princesa Diana.
Creo en los próximos cinco minutos.
Creo en la historia de mis pies.
Creo en las migrañas, el aburrimiento de las tardes, el temor a los calendarios, la traición de los relojes.
Creo en la ansiedad, la psicosis y la desesperanza.
Creo en las perversiones, en el amor obsesivo por los árboles, las princesas, los primeros ministros, las estaciones de servicio abandonadas (más bellas que el Taj Mahal), las nubes y los pájaros.
Creo en la muerte de la emociones y el triunfo de la imaginación.
Creo en Tokio, Benidorm, La Grande Motte, Wake Island, Eniwetok, Dealey Plaza.
Creo en el alcoholismo, las enfermedades venéreas, la fiebre y el agotamiento.
Creo en el dolor.
Creo en la desesperanza.
Creo en todos los niños.
Creo en mapas, diagramas, códigos, juegos de ajedrez, rompecabezas, tableros de horarios de vuelos, carteles indicadores de los aeropuertos.
Creo en todas las excusas.
Creo en todas las razones.
Creo en todas las alucinaciones.
Creo en toda la rabia.
Creo en todas las mitologías, recuerdos, mentiras, fantasías y evasiones.
Creo en el misterio y la melancolía de una mano, en la amabilidad de los árboles, en la sabiduría de la luz.

[Imágenes: el autor de Crash y portada de la edición inglesa]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.