12.3.06

sobre el sétimo número de la revista Ajos & Zafiros


Esta vez el autor de La cacería arremete contra una de las revistas de literatura más comentadas de los últimos años. Una reseña polémica con la cual marcamos distancia pero publicamos íntegra, fiel a nuestro espíritu de apertura y discusión.

Gabriel Ruiz-Ortega

En medio de mucha expectativa Ajos y Zafiros se dio a conocer en octubre de 1998. Ya desde el primer número empezó a ser catalogada como una de las mejores del medio, y razón no faltaba para ello: la naciente revista generó expectativas, las mismas que fueron corroboradas en el ya insuperable segundo número.
Y esto ha traído que siga a esta revista con mucho interés en estos años. Pero uno no sufre otra cosa que no sea desazón con el reciente número, realizado por los actuales directores, al parecer, por quedar bien con los amigos, lo cual está bien cuando los trabajos presentados son sólidos, pero esta vez no es el caso.
La patería ha ido de la manito con la falta de criterio editorial, apuntando a su actual director, Alberto Valdivia, como el abanderado de la misma.
En primer lugar nos topamos con un Dossier dedicado a José Watanabe. Está bien, los ensayos podrían ser mejores, pero en líneas generales rozan lo aceptable. Lo que sí es una sorpresa es no encontrar el último libro de Watanabe, La piedra alada, ni siquiera reseñado. ¿Qué pasó?
Seguimos avanzando y nos encontramos con un par de crónicas que tratan del exilio. Leemos lo mismo de siempre por parte del poeta Róger Santiváñez; algo novedoso hubiese sido lo ideal. La entrega de Javier Garvich no pasa de ser cumplidora.
Se huele el gran entusiasmo de Fernando Rodríguez Mansilla al tratar de darle importancia a una novela de la que se esperaba mucho pero que no dejó nada, me refiero a Maldita ternura, de Beto Ortiz. Y como Rodríguez Mansilla es conciente de la deficiencia de esa novela, llegamos a entender por qué nos insufla de todo el floro conocido que yace alrededor de la picaresca en la narrativa peruana reciente.
Siempre me ha gustado el buen ojo que tenía Ajos para seleccionar los textos de su sección de poesía. Ahora se nota que la elección del poema de Mirko Lauer se debe a criterios alejados de la calidad literaria. Mas no es el caso de sus muy buenas traducciones de Jo Shapcott y Selima Hill. Es menester destacar el muy buen poema de Manuel Fernández.
Al recorrer "Galeón de Libros" experimenté una sensación muy ligada a un revuelco estomacal. Es indudable que ha primado la retribución de favores llevada por el más absoluto de los descaros.
Esta patería se nota al ver textos reseñados que van en contra de lo estipulado por los mismos directivos en la "Presentación" de este número. Por un lado tenemos la reseña de Luis Fernando Chueca sobre la última entrega del muy buen poeta Carlos López Degregori; en otra revista literaria, López Degregori reseña generosamente el libro de Chueca. Creemos que el autor de Flama y Respiración se merece algo más que la retribución de una reseña por otra.
Pero lo que más me sorprende es que se reseñen textos del 2002, 2003 y 2004. Y en este caso las palmas por esta muestra de gran amistad se las llevan Moisés Sánchez Franco, Fernando Iriarte y Fabricio Escajadillo del Solar
¿No se han publicado cosas interesantes durante el 2005? Creemos que sí, y muchas.
Hay que destacar la muy buena selección de cuentos. En lo personal me quedo con el texto de José Güich. Y siguiendo con la línea impuesta por el ex director, Marcel Velásquez, en lo concerniente a la novela de folletín, el rescate que se hace de Lima de aquí a cien años, de los archivos de El Comercio, viene a ser el único punto fuerte de esta revista.
Esto no es suficiente para soslayar la evidente carencia de un mínimo criterio editorial por parte de los actuales directivos. Lo que ha llevado a este séptimo número a encontrar un lugar privilegiado en el baúl de los olvidos.


(Marcel Velázquez, fundador de la revista y perjudicial ausencia en el reciente número)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.