29.4.06


Recuerdan diez años de la muerte de poeta Jorge Teillier

Poeta chileno amigo del Perú (lo recuerdo lejanamente en el Queirolo, compartiendo la mesa con el poeta Juan Ramírez Ruiz), Jorge Tellier murió un 22 de abril en Viña del Mar. Reproducimos parte del texto que su hija residente en el Perú, Carolina Teillier, nos hace llegar.

Jorge Teillier, acaso el poeta más entrañable de la literatura chilena, era un pésimo promotor de su obra. Reacio a publicar, terminaba haciéndolo por la presión de sus amigos. "Tal vez no me gusta que mis libros sean vistos por mucha gente", decía. "Lo único bueno es aparecer en un libro de lectura para niños. Hace poco me encontré con un niño que me dijo que había un poema mío en su libro de lectura. Eso me gustó mucho", le contaba en 1991 al periodista Carlos Olivarez.
Fueron muchas las charlas que ambos sostuvieron y que darían origen a Conversaciones con Jorge Teillier, publicado en 1993 y que será reeditado por el sello Tajamar, a 10 años de la muerte del poeta.
Nacido en Lautaro el 24 de junio de 1935, Teillier murió el 22 de abril de 1996 en Viña del Mar. Su obra dejó una huella profunda en la poesía chilena y desde hace un par de años Ediciones Tajamar está reeditando sus libros. El sello ha publicado en un tomo Poemas del País de Nunca Jamás y Crónica del Forastero y en otro, El Cielo Cae con las Hojas, Arbol de la Memoria y Los Trenes de la Noche.
Pero junto con las reediciones hay otros proyectos que rescatan la vida y obra del vate de la memoria y la magia cotidiana. Mientras la Sociedad de Escritores prepara un homenaje, Patricia García trabaja en en el libro Retratos de Jorge Teiller, Fotografías y Testimonios. El volumen corresponde a un proyecto financiado por el Fondo del Libro y reúne fotografías tomadas por ella, por amigos, familiares y fotógrafos. Entre ellos, los poetas Elicura Chihuailaf, Jaime Valdivieso y Leonora Vicuña, y los fotógrafos Paz Errázuriz y Alvaro Hoppe.
La intención de la autora es presentar el libro el 24 de junio, cumpleaños de Teillier, el mismo día que Francisco Véjar pretende realizar una mesa redonda con Enrique Lafourcade y Antonio Avaria. "Fue un ser de una sensibilidad excepcional frente al lenguaje y la memoria", dice Lafourcade.
"Eligió la exploración del más allá de la vida cotidiana. Era el poeta de la tristeza tranquila y la melancolía inocente y se refugió en los amigos y el vino para soportar la vida. Y abrió un camino en la poesía", añade. Eso lo saben bien en Lautaro, su ciudad natal, donde planean hacer un gran homenaje en agosto. "Jorge decía 'algún día seremos leyenda' y creo que eso se está cumpliendo con él", agrega Patricia García.

(Fotografía: "Que respiramos, y dejamos de respirar" -cita de memoria-)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.