25.4.06


Peru Blogs

Roland Barthes, el gurú de la rive gauche

Uno de los alumnos preferidos del autor de El grado cero de la escritura, Eric Marty, veinticinco años después de la muerte de su maestro, revela bajo la forma de fragmentos de textos, al Barthes que él frecuentó a fines de los setenta.
Aquí tenemos a un profesor lacónico, evasivo, vulnerable, que va y viene del College de France a los bares de jóvenes de la calle Santa Ana.

El autor de la nota en el último Le point, Francois Dufay, nos cuenta que el autor revela las iluminaciones, sentencias y depresiones de ese gurú de la ribera izquierda del Sena que fue Roland Barthes, como si se tratara de un monje budista comentado por uno de sus discípulos.
El libro se titula Roland Barthes, le métier d'écrire, y acaba de ser publicado por Seuil en Francia.

[fotografía: Roland Barthes en postura en su caso justificada]

..................................................................................................................................


Tres comentarios más sobre Nicotina

El fragmento de novela de Ruiz-Ortega sigue acumulando comentarios.


Me parece interesante la manera conceptual en que se mueve esta historia, desde el detalle de aquella madrugada con Natalia, desde los detalles de las hilachas de agua que recorrían su cuerpo, y los avatares de los designios hormonales, la pulsión de más que desearla, y el hecho ya casi mágico de la narrativa en salvaguarda de su primer encuentro en la playa, a la altura del crepúsculo solar. Así también la lógica de un ambiente en donde se reflejan silencios y ausencias que son lazos de una trama que se desarrolla por querer firmar el libro a un amigo de una manera protocolar e insulsa; y esta monumental fémina que se atora con el enunciado "es puta". Pero su nombre y su momento es una manera sinérgica de contar las vivencias del personaje, además de atractiva y existencial, buena diría yo.

Máximo Acha Lurita

En el fragmento de la próxima novela de Ruiz-Ortega nos encontramos con toda la frescura que vimos en La Cacería, y por lo que vamos leyendo parece que esta nueva novela es más biográfica que la primera. La acción mostrada ofrece baches de argumento, pero supongo que es porque se trata de un fragmento.

Mis saludos a Ruiz-Ortega también.

Santiago Cárdenas Zambrano


Acabo de terminar de leer los fragmentos de Nicotina y me deja la sensación de ganas de seguir leyéndola, de misterio sobre cómo los personajes se entrelazan y dan pie a lo que ocurre. Tiene mucho de situaciones cotidianas juveniles, como tragos, música ycigarros, sobre todo los espacios que se frecuentan como las discos. Sin embargo, la sensación de un erotismo detallado y la sicología del personaje me llaman profundamente la atención en un estilo de vida poco habitual para la mayoría. Me parece que se viene lo mejor.

José Runo



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.