11.5.06


David Huerta sobre la imaginación, la cultura y Fujimori


El lugar y papel de la imaginación en nuestro mundo, último rasgo elevado de una humanidad cada vez más desnaturalizada, es uno de los temas que me han obsesido en los últimos años.

Es por ello que me emociona que uno de los poetas más importantes de México actualmente, David Huerta (Premio Xavier Villaurrutia 2006), haya publicado en El Universal una columna titulada “Sobre imaginación y moral”, donde a partir de Defensa de la poesía (1821) de Percy B. Shelley, toca un tema crucial en el debate electoral mexicano (y peruano): la ausencia de la cultura en las famosas agendas de los candidatos.

Allá, como acá, el ciudadano culto reconoce la carencia de lecturas y de auténtica destreza retórica en los postulantes: lenguaje estandarizado, verborrea “atractiva” y vacua, fraseo burocrático.

La desazón que la oferta electoral causa en Huerta lo lleva a pensar en la posibilidad de que la imaginación (no el fantaseo, agregamos), dado que nos permite ubicarnos en el lugar del otro, pueda funcionar como fundamento de la moral. Por lo menos la imaginación nos permite comprender al otro, agrega.

Huertas cierra su oportuna columna citando el pavoneo de Fujimori entre los cadáveres de los miembros de MRTA que habían tomado la embajada de Japón. Según el poeta eso reveló la condición de no-lector del dictador. Su falta de imaginación y sensibilidad, su incapacidad para pensar cómo tomarían los otros ese acto.

Y pensar que -a la luz de los resultados electorales de la primera vuelta- hay muchos que creen todavía que el delincuente detenido en Chile y/o su compinche enjaulado aquí son unos genios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.