5.5.06

La "vaca" y RGV sobre Vargas Llosa


Cuando se anima a hacer crítica de la crítica Iván Thays (www.notasmoleskine.blogspot.com), lo hace realmente bien. Acierta sin duda cuando reclama a la reseña publicada hoy por Ricardo González Vigil, su tendencia a la exageración, sobre todo cuando afirma que Travesuras de la niña mala tiene a la pareja protagónica (¿cuántas “parejas protagónicas” habrá en la literatura latinoamericana?) mejor retratada de las letras hispanoamericanas.
O cuando afirma a manera de conclusión que la novela de MVLL es “la mejor novela de amor en lengua española”.

Pero en fin, ese siempre ha sido el estilo de este crítico. Lo que sí me parece desconcertante es lo afirmado por la misteriosa “vaca profana” del portal de Terra; cito profusamente para evitar suspicacias:

"En Travesuras de la niña mala, Vargas Llosa adopta el ojo amable de un ciudadano ejemplar y sin resentimientos que puede examinar su pasado con nostalgia y hasta con cierto candor; su drama antes que público e histórico es privado, íntimo, y en estos términos se resuelve su historia y la novela misma.

El ducho narrador visita de nuevo los años de sus mejores novelas, pero ahora para iluminarlos con un individualismo ligero, ajeno a la visión épica o fatalista de la historia, de cariz existencialista o socialista, que profesó cuando escribió sus mejores novelas.

Travesuras de la niña mala es, en tanto libro de memorias ficcional, una pieza más de la estrategia revisionista de Vargas Llosa para expurgar de su imaginario un pasado ideológico del que públicamente se ha retractado".

Un drama no histórico sino individual –como lo son el de Emma Bovary, el de los personajes de Beckett, o el del 99% de las novelas en español- ¿es algo tan raro dentro de la literatura que tenemos que señalarlo? La literatura me parece más bien, en términos generales, una ciencia o arte de lo singular, salvo novelas como Guerra y paz, o las obras históricas de Shakespeare y unas cuantas más de intención desatadamente mimético-histórica.

La “vaca” parece decirnos además, en el segundo párrafo, que sus mejores novelas Vargas Llosa las escribió cuando tenía una “visión épica o fatalista” ligada a lo “existencial” o a lo “socialista". (sic, Sic. SIC).


Dos de sus mejores novelas, La guerra del fin del mundo y El hablador (muy poco estudiada en el Perú) están muy lejos de estas visiones existencialistas e ideológicas, y fueron escritas cuando MVLL había cambiado de ideas políticas.

Lo de la “estrategia revisionista” y el supuesto retractarse de sus ideas por parte de Vargas Llosa, los dejo como señal de lo que puede llevar a decir a una persona inteligente el dogmatismo ideológico y la pulsión de endilgarle “críticas originales” a una novela que está más allá de tales afanes.


[Imagen: esta vaca no da leche]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.