17.5.06



Match Point, de Woody Allen

Ayer nuestro habitual colaborador se estrenó como crítico de cine en el diario Siglo XXI de España. Reproducimos abajo su artículo.

Gabriel Ruiz-Ortega

Nunca hay que perder las esperanzas en la labor cinematográfica de Woody Allen. Claro, una película por año no es más que el reflejo del nivel proteico de este entrañable director. En contraposición a Manhattan, Annie Hall y Maridos y Esposas podemos encontrar verdaderos bodrios como Zelig y Pícaros ladrones. No siempre se puede mantener una línea de buena películas, pero es grata la sorpresa cuando nos topamos con esta historia narrada en su última película, Match Point. Me atrevo a decir que esta película Allen la llevaba pensando desde hace mucho tiempo.

Bien sabemos que Woody Allen es un creador integral, en su obra vemos los tres componentes que siempre le han servido, los mismos que conoce a profundidad: el cine, la literatura y la música. De alguna u otra manera, Allen ha recogido lo mejor de su estancia en Londres –cambiada por su ya casi sempiterna New York- para realizar ciertos cambios estilísticos a los que ya nos tenía acostumbrados.

De manera muy impresionista se ha intentado engarzar a Match Point con Crímenes y pecados, empero, el único vínculo que existe con esta película estrenada en 1989 yace en que ambas exhiben a una amante incómoda a la que se tiene que eliminar. Intentar relacionarlas con el cuerpo de la narración no es más que un facilista recurso impresionista. En Crímenes y pecados veíamos los oscuros senderos de la conciencia humana que terminaba trayendo un posterior castigo, sin embargo, en Match Point vemos una mirada acuciosa e irónica de lo que se es capaz de realizar en pos del arribismo.

Es conocida la pasión que Allen tiene por la literatura, y no pocas películas suyas tienen su génesis en novelas que este autor ha leído, releído y estudiado. La parcela de la que nace este último trabajo de Allen está anclada en la novela de Theodor Dreiser, Una tragedia americana, la misma que hoy en día es material de estudio y consulta por todos aquellos amantes de las disecciones culturales. Tanto así que el año pasado se estrenó una ópera compuesta por Tobias Picker. El arribismo es la obsesión y la fobia de todos los norteamericanos, el éxito lo es todo, y no importa si los valores tengan que ser socavados en pos de ello.En esta película se extraña el jazz, pero se escucha buena ópera, se extrañan las calles de New York, pero nos topamos con una sugerente Londres, tan llena de frivolidad, nervio y cultura.

Nos encontramos con un joven entrenador de tenis (Jonathan Rhys Meyers) quien prácticamente, de la nada, vive un ascenso social al liarse y casarse con una joven quien tiene como padre a un pudiente hombre de negocios. Lo que parece ser una historia que refleja la perseverancia y el éxito troca en un juego escondido de pasiones al hacer su aparición una carnalísima Scarlett Johansson, de quien vale decir, es en la ficción la prometida del cuñado de este “pujante” muchacho. Uno de los temas que podemos sacar de esta película es la enajenación sexual, entre Rhys Meyers y Johansson nos encontramos con un Allen quien en poquísimas ocasiones nos había brindado cuotas de sugerentes imágenes ya casi lúbricas.

El tratamiento es pulcro, la narración no sufre sobresaltos, los detalles son precisos; claro, persisten la ironía y el lirismo que se dejan sentir a través del guión. Pero en líneas generales es un Allen distinto, con una mirada hipermadura, pero que a la vez se da tiempo para mostrarnos al director ya conocido ni bien se empieza a investigar el asesinato de la amante, pues bien, es en este punto en el que nos topamos con el Allen de siempre: irónico, paranoico y neurótico.

No creo que sea una exageración decir que Match Point es la mejor película de Allen en los últimos cinco años, una película que se mantiene inalterable en la retina de sus ya agradecidos seguidores que somos capaces de perdonarle todo luego de una visión como la que nos entregó.

(Fotografía: Scarlett Johanson. Infartante protagonista de Match point).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.