10.5.06



Peter Handke en medio de una tormenta político-cultural


Una delicada controversia cultural y política ha surgido en Europa a partir de la asistencia del escritor austríaco Peter Handke (Desgracia impeorable, El miedo del portero al penal) a las exequias del dictador y genocida serbio Sloboban Milosevich el pasado 18 de marzo.

No contento con eso, al ser duramente criticado por intelectuales de derecha e izquierda, el escritor respondió con un artículo en Liberation, donde afirma que las huestes de Milosevich no fueron los únicos causantes de matanzas a inicios de los noventa en Serbia.

Además, ha rechazado con demasiada energía el que ciertos analistas y periodistas comparen al dictador muerto con Adolf Hitler, y que se haya llamado “campos de concentración” a las prisiones de guerra levantadas por Milosevich durante su gobierno.

El affaire parece llegar a su punto de ebullición hoy, cuando el diario Le nouvel observateur informa que una pieza teatral de Handke ha sido súbitamente sacada de la programación de la centenaria y prestigiosa Comedia-Francesa, gesto que ha sido apoyado por 150 personalidades de todo el mundo, entre ellas el Nobel de Literatura Gao Xingjian.

Hay que decir, en aras del necesario equilibrio, que otro Nobel, la escritora Elfriede Jelinek, y el cineasta Emir Kusturica, han considerado la decisión de los directivos culturales franceses como un acto de censura.

[fotografía: Handke. ¿Censura o castigo ejemplar?]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.