17.6.06


Anne Barton sobre Shakespeare en Confabulario

La revista literaria sabatina de El Universal de México publica hoy una revisión más o menos exhaustiva de las biografías, muchísimo más vastas que la propia obra del dramaturgo, que ha sucitado la figura elusiva del autor de Hamlet.

Luego de poner en su sitio y señalar imperfecciones en los más autorizados biógrafos conocidos, la Barton retorna a A year in the life of William Shakespeare (1599), de James Shapiro, un excelente retrato del tiempo que vivió el maestro inglés.

También ensalza una biografía monumental aparecida en los años ochenta del siglo veinte: “Nada
puede rivalizar con Shakespeares's lives, la magnífica y monumental obra de Samuel Schoenbaum, una ingeniosa y exhaustiva relación de todos los intentos biográficos que se escribieron desde el principio, que fue publicada inicialmente en 1970 y después se actualizó para tomar en cuenta la década de los ochenta en una edición revisada”.

Según Barton, Schoenbaum reconoció y delineó –con “astucia y perspicacia”– los puntos recurrentes en que incurren (utilizamos este verbo pues estos puntos son fuente de equívocos) la mayor parte de biógrafos de Shakespeare al escribir sus obras:

1) “el argumento de la ausencia” que significa que, allí donde hay un silencio, como las pruebas que confirmen el catolicismo de Shakespeare, debió ser necesario el sigilo, lo cual sirve de confirmación;

2) “el cuidado del lenguaje”: el uso de lo que llama “palabras equívocas” como “quizá”, “si”, “probablemente”, “podría”, “puede”, sirve para ocultar que, en realidad, no tenemos la certeza de lo que decimos;

3) el uso de las obras de teatro para revelar elementos precisos de la vida y forma de pensar de Shakespeare;

4) el uso de los sonetos con este mismo propósito;

5) la transferencia del peso de la responsabilidad a las circunstancias históricas que, en apariencia, aclaran cómo era la vida íntima del escritor; y

6) “el argumento que se origina en la proximidad o bien la unión de los puntos”, que significa desplegar lo que sabemos acerca del maestro que tuvo Shakespeare en Stratford o acerca de sus parientes y conocidos, para hacer rendir la escasa o nula información que realmente ha quedado confirmada acerca del dramaturgo.

Anne Barton termina reafirmando la evanescencia de la verdadera personalidad del autor de Sueño de una noche de verano, pese a la imensidad de biografías aparecidas en los últimos años.Eso sí, recoge como única que escapa a los puntos señalados, a la biografía de Shapiro. El artículo completo.

(Shakespeare: seguirán corriendo ríos de tinta en su nombre)

1 comentario:

  1. Olá,
    parabéns pelo blog
    W. Shakespeare foi talvez quem melhor conheceu a alma humana
    Hoje seria uma permanente inspiração para Freud e para todos nós
    Um abraço de Portugal
    Rui

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.