4.6.06


Banana y Sueño

Banana Yoshimoto es, después de Haruki Murakami, el mayor prospecto narrativo de la literatura japonesa contemporánea. En entrevista con Ángeles Lopes para la revista ABCD de España responde con precisión y brevedad un cuestionario interesante sobre su último libro, Sueño profundo (Tusquets, 2006).

En «Sueño profundo» asistimos a tres sueños, tres pesadillas... y al encuentro epifánico final: el camino hasta la aparición de una vida mejor. ¿Ésa era su intención?

En los tres relatos se habla de la luz y la sombra bajo la que se esconde el sentido oculto de un malestar. Pero sobre todo, he intentado describir cómo la fuerza que tiene el sueño puede aliviar la oscuridad.

Delinea a sus personajes desde lo más recóndito de sus misterios y les hace caminar por los pasillos de las pesadillas. ¿Qué importancia tiene el sueño para usted y, aún, más el psicoanálisis?

En mi opinión, el psicoanálisis tiene su sentido, aun en el mundo de hoy, en el que pudiera parecer superado. Yo no estoy en contra, como mucha otra gente. En cuanto al sueño, creo que es la fuente de casi todas las cosas y, en muchos aspectos, ocupa casi la mitad del mundo en el que vivo.

¿Es deliberado el hecho de poner voz a personajes que hablan de la ausencia de comunicación en un mundo en que es posible contactar con alguien en segundos?

Desde luego, ése es el reto de este nuevo milenio, particularmente en el llamado Primer Mundo. Aunque la intención de todos mis relatos es evidenciar el modo en que está «distorsionada» la comunicación, mucho más que expresar la «inexistencia» de dicha comunicación. Que acaso sea más grave.

En «Sueño profundo», una de sus protagonistas escucha bajo su almohada la voz de la mujer muerta que amó al mismo hombre que ella. ¿Fe en lo sobrenatural, o todo es materia de argumento?

Más que creer en lo sobrenatural, tengo fe en aquello que no podemos ver con nuestros ojos, pero que, al tiempo, es parte de un «mundo» mucho más corriente de lo que pensamos.

Sus historias hacen constantes referencias «a huecos»: el sueño, el coma, la soledad. ¿Acaso quiere hacernos reflexionar sobre la importancia de ese vacío del que habla el Tao?

Es posible. Desde luego, pienso que el hecho de atravesar ese «vacío» (coma, sueño, soledad) produce un innegable dolor, pero la experiencia de mirar la oscuridad, cara a cara, es una cura de sufrimiento impagable. Lo que sí quiero evitar es terminar la historia sin haber creado un salto mortal mediante el cual el personaje pueda salir de la oscuridad hacia la luz.

¿La austeridad de descripciones es voluntaria?

Sí, es deliberado, porque íntimamente pienso que lo realmente importante son las imágenes que los lectores dibujan de mis personajes. El lector es el que importa.

En su prosa, ¿hay un propósito naif, una deliberada voluntad de sencillez casi infantil?

Desde luego, poseo esa conciencia de estilo. También es premeditado que sea tan sencillo como para que, incluso aquellas personas que jamás leen libros, puedan llegar hasta el final de mis historias.

¿Acepta influencia de autores tan dispares como Stephen King, Capote o Burroughs?

No olvide a Bashevis Singer. No podría decir cómo ni en qué medida, pero a mí todos me parece que tienen la misma tendencia. Quizá sea una apreciación muy personal.

(Fotografía: la autora)

4 comentarios:

  1. Anónimo4.6.06

    de dónde ha salido esta china, por Dios, Coral, con tal de evitar el tema electoral, te pasas.

    cívico

    ResponderEliminar
  2. no he abordado "el tema electoral" en ningún momento a lo largo de estos meses. No tengo por qué hacerlo justo ahora: creo que está muy claro que este blog no se (pre)ocupa de la política.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4.6.06

    preocúpare de la política o si no la política se preocupará de ti

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5.6.06

    Zapatero a tus zapatos: si quiero leer sobre política entro a una página sobre política, si quiero leer sobre literatura, entro a una sobre literatura.
    La preocupación sobre la política la tenemos todos. Pero no se sabe cuántas personas se preocupan por la literatura.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.