13.6.06


Compañero Hernández, poeta, presente

No es aniversario de su nacimiento ni se cumplen cien años de su muerte. Tampoco un día como hoy ni un mes como este publicó ninguno de sus libros ahora recordados en cada rincón de Latinoamérica y más allá.

Hablo del gran Miguel Hernández porque sí. Porque tengo estos huesos hechos a las penas y acaba de caer en mis manos su Obra completa empastada en cuero rojo (qué otro color) por Losada en una primorosa edición de los años sesenta.

Recuerdo que la primera vez que escuché algo de este perito en lunas fue en la voz de Joan Manuel Serrat, en su famoso disco homenaje donde sale Miguel en traje de guerrillero, en plena lucha.

Estaba yo de visita en Ayacucho y Sendero paseaba por las calles de esa bella ciudad preparando el inicio de su desquiciada aventura. Yo miraba pasar las columnas de militantes por mi ventana mientras del tocadisco salía “Menos tu vientre” y soplaba de cuando en cuando mi café sin dejar de empuñar, como un fusil, la chapla con queso fresco que me había servido.

Recuerdos de infancia tan inolvidables como las canciones de Piero, las excursiones a la Pampa de la Quinua, las visitas de intelectuales jóvenes en casa de mi hermana, donde escuchaban a The Beatles y bebían vino regaladamente pensando en cambiar el mundo. Pero no como lo quería SL. Más bien como lo pensaba el poeta en sus Últimos poemas:

Tristes guerras
Si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
Si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
Si no mueren de amores.
Tristes, tristes.


[Fotografía: extraordinaria vista de Miguel en los campos de su tierra]

6 comentarios:

  1. Anónimo13.6.06

    quú curioso, siempre me gustó esa canción de Serrat pero ni idea de que era la letra de Miguel Hernández.


    Rocío

    ResponderEliminar
  2. Yo he visto en Quilca alguna vez ese disco de Serrat sobre poemas de Hernández. También había otras canciones bonitas, como Para la libertad.

    ResponderEliminar
  3. Coral, tu lectura de la poesía del guerrillero Miguel Hernández es sesgada. Durante su vida nunca este combatiente dejó de creer en la revolución. Y lo mejor de su poesía está en Vientos del Pueblo y no en sus últimos poemas. No hace falta aclarar las cosas sin embargo. Tu posición reaccionaria frente a la guerra civil iniciada por el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso es por todos conocida. Solo se reafirma con tus burgueses "recuerdos de infancia".

    ResponderEliminar
  4. señor "Puka inti" (¿o debo decir "Puka llacta"?), en primer lugar cualquier estudiante de pregrado de Literatura sabe que los mejores libros del poeta íbero son "Perito en lunas" y "El rayo que no cesa", los cuales tienen poemas revolucionarios, al igual que "Vientos del pueblo" y "Últimos poemas", que no es un libro si no una compilación.
    Lo siento mucho si a usted mis recuerdos de infancia le parecen burgueses; es todo lo que tengo para recordar de esa época y supongo que hay otras opiniones. No puedo cambiar el pasado. Nadie lo puede.
    En cuanto a lo de la "guerra civil" que supuestamente hubo en el Perù, eso sí que es discutible. Mas este no es el lugar apropiado.

    ResponderEliminar
  5. José Luis13.6.06

    Yo he visitado hace poco la ciudad de Huamanga y la verdad apena ver el estado en que quedó la juventud luego de la época del terrorismo. Aohra hay pandillaje, drogas, porstitución infantil, es un escenario de degradación moral y personal penoso. Esos fueron los resultados que arrojaron los años de insanía terrorista.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo13.6.06

    Ayacucho es un lugar muy hermoso lamentablemente convulsionado por la violencia política y por la violencia estructural que agobia a las clases menos favorecidas. Por eso el tirunfo inobjetable de Humala en Ayacucho, con cerca del 80% de los votos, un récord histórico absoluto. Eso debe decirnos algo, debemos por fin aprender a escuchar la voz del pueblo excluido o estamos condenados a repetir nuestros errores.

    Alan

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.