5.6.06


Olga Rodríguez Ulloa: Un gordo y pesado látigo

No solo es fundadora de la revista literaria Casa de citas -que publicó las declaraciones de Blanca Varela contra José Antonio Mazzotti y Eduardo Chirinos, entre otros-, también es bachiller en Literatura por la PUCP y correctora en la novísima Biblioteca Nacional.

Como si no fuera suficiente, ORU se ha convertido en el flagelo de los narradores peruanos desde su columna ¿semanal? en el diario Correo. Esta vez dirige sus fuetazos -muchos de ellos acertados- a Los días tan largos (Solar, 2006), de Ramón Bueno Tizón.

Las historias del libro, dice la crítico, "dejan entrever la apatía de un narrador anacrónico y pueril que carece de la agudeza intelectual que trata de ostentar y que es, más bien, un aprendiz de cínico".

Sobre el libro como conjunto, afirma ORU que si bien "pretende situarse dentro de la tradición de la Lima de Ribeyro, reflejando lo gris del paisaje, las calles rotas y sus personajes anodinos y sin voz, los cuentos de Bueno Tizón llegan únicamente al bosquejo".

"Hay cierto manejo de las descripciones -matiza la crítico en el párrafo final-, cierta destreza, por momentos, para explayarse en las sensaciones y anotar los ambientes, que no termina, lamentablemente, de convencernos, pero que está allí".

"Si algo nos enseña este manojo de historias es a no apresurarnos por publicar". Remata así, con severidad, su azote público a Los días tan largos la también colaboradora de las Ferias del Libro locales.

La pregunta que muchos se hacen es si tantas impresiones negativas -muy bien escritas, es cierto- exigen citas que las sustenten. O se puede prescindir de ellas amparándonos en el poco espacio y la natural ligereza del periodismo.

(Fotografía: Bueno Tizón parece reflexionar sobre las críticas)

21 comentarios:

  1. Anónimo5.6.06

    tengo entendido que en una columna periodística uno da sus impresiones sobre lo que ve, lee, observa en la realidad. Esas impresiones, si así se cree, no tienen que ser apoyadas por cita alguna, dado que se trata de una opinión. La columna de la señora o señorita Rodríguez está firmada con su nombre, así que no veo el problema.

    Kilowatt

    ResponderEliminar
  2. lo que no entiendo es el ensañamiento que tiene Olga con el narrador. Es demasiado dura, parece que él le hubiera hecho algo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5.6.06

    Rodríguez Ulloa hace publicas sus impresiones sobre el libro, pero las impresiones son siempre subjetivas.
    Además, una cosa es leer las impresiones sobre un libro X, de por ejemplo Santiago Roncagliolo o Elena Poniatowska, y otra muy distinta soportar las impresiones pedantes de una bachiller en Literatura aturdida por las correcciones con las que tiene que ganarse el pan.
    Creo que hay que tomar esa columna como lo que es: una lectura desafortunada, es mi impresión, de un libro de cuentos que tenemos que leer para tener nuestra propia opinión.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5.6.06

    Cómo se puede calificar de desafortunada la mirada crítica de alguien sin haber leído primero el libro en cuestión.

    A: Es una lectura desafortunda la de esa columnista...
    B: ¿Te parece?
    A: Absolutamente.
    B: ¿Y a tí qué te pereció el libro?
    A: No sé, no lo he leído.

    Emil Sinclair

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5.6.06

    ¿es válido imponer un estado de ánimo atrabiliario en un comentario literario?

    ¿No son el desapasionamiento y la objetividad virtudes positivas para ejercer la crítica?

    Martha Trabada

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  7. Solo una precisión al usuario de las 3:29 pm: "ganarse el pan" corrigiendo textos es una actividad intelectual digna como cualquier otra, y no es incompatible con la crítica literaria o con la creación.

    ResponderEliminar
  8. Hola Víctor. Gracias por incluir el blog de Historia del Perú, en tus recomendados; solo que algo pasa con el link, dale una mirada. Ah, esperamos Rito de Paso con impaciencia. Saludos.

    Arturo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5.6.06

    Señores: Que el narrador de uno o varios cuentos sea "anacrónico y pueril", como dice Olga Rodríguez, no lo invalida literariamente. He leído el libro y me parece que lo que el autor quiso en más de dos cuentos es precisamente construir un narrador indeciso, intrascendente, para mostrar en acción a cierta clase media paupérrima y falta de proactividad.
    Con los argumentos de la señora Rodríguez habría que descalificar El sonido y la furia de Faulknner solo porque tiene un narrador idiota como Benny.

    Miguel Ángel H.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6.6.06

    Además, no me parece ético que coloques una fotografía del criticado cuando el objeto de tu post, estimado Víctor, es "la crítico". Así que para ser semánticamente correctos deberías cambiar y agragar una fotografía de la señorita ORU.

    Recibe mis más sinceras felicitaciones por este espacio de difusión, promoción y publicidad literaria.

    Miguel Ángel H.

    ResponderEliminar
  11. si dicen que no es necesario refrendar lo que se dice en una reseña con citas, entonces me dan la razón cuando digo que, en esas condiciones el crítico puede utilizar su espacio para venganzas personales, ajustes de cuentas, o simples animadversiones que nada tienen que ver con el arte narrativo.
    Claro, el lector puede leer el libro y darse cuenta de que no era como el crítico dice, pero ya el daño estará hecho, no les parece?

    ResponderEliminar
  12. Estimado Miguel Angel, si no he puesto una foto de la señorita Olga Rodríguez Ulloa es porque no he encontrado una en la red. Si puedes conseguir una tú, me la envías y la pongo sin problemas.

    ResponderEliminar
  13. qué decir ante la desarmante simpleza de razonamiento de Astrid?

    ResponderEliminar
  14. Lovecraft6.6.06

    hace falta un poco de violencia, de severidad, de pasión en la crítica. Hay mucha medianía en el medio, mucho besamanos. Olga Rodríguez es nuestra nueva madame Sade, ella ha venido para librarnos de nuestra hipocresía tan limeña, carga sobre sus hombros la ciclópea tarea de desasnar a la narrativa peruana y debemos apoyarla en lugar de atacarla. Ella es una elegida por las fuerzas oscuras para purificar de mediocridad el mundo cultural peruano.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo7.6.06

    Vamos, la diosa Kali de la crítica...

    ResponderEliminar
  16. Anónimo7.6.06

    Olga es muy buena. Yo sé por qué lo digo. La tubimos de profesora temporal en una clase de Literarura contenporanéa. Además nos hiso conoser cómo se encuentra la literaturra nuevisima del Perú de los últimos años recientes. Entre ellos, pude conocer algunos textos magnifícos de Max Palacios, Iván Thays, Luis Hernán Castañeda(que me parece uno de los mas prometedores de la selección nacional,a demás ser un familiar muy querido por mí)y también la excelente novela de Gabriel Ruiz-Hortega a quién quiero felicitar publicamente en este su blog por su gran capacidad de escribir. Así que me alegra mucho saber que nuestra querida profesora "Olguita", como la llamabámos este criticando con gran asierto.
    REcibe, amigo Víctor, un saludo muy cordial de todos los estudiantes del pedagógico.

    Gustavo Castañeda
    Pedagogíco de Monterrico

    ResponderEliminar
  17. Te recomiendo, Gustavo, con todo respeto, el Breve manual de acentuación y puntución, del doctor Abelardo Oquendo, invalorable aporte a la cultura castellana. (Lo de "litera-turra" estuvo genial).

    ResponderEliminar
  18. Anónimo8.6.06

    litera-turra, genial, debe ser la que practican los poetas de Quilca, jeje

    Dionisio

    ResponderEliminar
  19. ya, vico, voy a reseñar tu novela

    ResponderEliminar
  20. ya "olga", espero tu reseña. Avísame en dónde la publicas para postearla acá y que la vean.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo5.9.06

    Qué frescura tan exasperante la de este Coral, por Dios. Ya quisiera él haber tenido un poquito, sólo un poquito, de la elegancia, profundidad y, sobretodo, honestidad con que Olga Rodríguez escribe. Así como es imposible pedirle peras al olmo, es también imposible pedirle al señor Coral que entienda pues que la literatura se tratan sobre todo de eso, de honestidad y decencia. me imagino que, a pesar de su cinismo, en algunos momentos se le hace muy difícil mirar de lejos lo que él nunca va a tener.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.