14.7.06


Almudena Grandes sobre industria editorial

Luego de las declaraciones que hicieran ayer los mandamases de la industria editorial europea, la escritora Almudena Grandes (Las edades de Lulú) reivindicó el mejor trato para los escritores. “Somos vulnerables, trabajamos en la soledad más absoluta y necesitamos que la gente nos quiera. Es posible que los libros sean objetos de marketing, pero nosotros no», expresó.

Sobre el futuro del mercado literario, con prudencia afirmó que uno debe mantenerse ajeado de las lecturas apocalípticas tanto como de las optimistas. “porque la literatura tiene sus propias reglas”.

“El mundo editorial ha sobrevivido a la bicicleta, al ciclomotor, al video, al cine... porque tiene sus propios mecanismos de defensa», añadió. Como contraparte, Grandes reconoció que la lectura no tiene la misma importancia que en el siglo diecinueve, pero señaló que “los tiempos avanzan, aparecen nuevos formatos, pero el trabajo del autor no cambiará”.

Lo más importante en mi opinión: «El libro en papel es un objeto insuperable: completo, compacto, fácil de transportar. Amo los libros como objeto, me gusta que estén bien hechos y apuesto por su continuidad», dijo la escritora.

Eso es claro. En tanto la gente siga sintiendo ese filin especial con los libros físicos –que es además una experiencia única en tanto no se da con otros sucedáneos-, se seguirán consumiendo estos tradicionales receptáculos de "la mejor memoria de nuestra especie” (Borges).

(Grandes: salud por los libros.)

4 comentarios:

  1. Anónimo14.7.06

    Ejem, odio ser aguafiestas, pero aquellas personas que viven en lugares donde no hay librerías, ¿pueden decir salud por los libros?

    ResponderEliminar
  2. la idea es hacer llegar los libros a esos lugares. De hecho es más fácil que hacerles llegar ordenadores personales, conectarlos a internet y enseñarles a "bajarse" libros. No crees?

    ResponderEliminar
  3. Cuando se preludia el fin del formato impreso de los libros, me recuerda a aquéllos que sentenciaron el fin de las salas del Cine cuando apareció el VHS (y ya estamos en formato DVD y las salas de Cine continúan). En todo caso, me parece sensata la actitud de Almudena Grandes, de apartarse de lecturas optimistas o apocalípticas sobre el futuro del mercado editorial y mantener una posición centrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo15.7.06

    En el corto plazo, es más probable que las cosas sean precisamente así. El precio de las computadoras, portátiles o no, cae día a día. Y tanto en USA como en Europa hay sitios web legales desde donde pueden descargarse libros gratis sin vulnerar derechos de autor.
    Pero mientras tanto, lo prioritario es hacer llegar los libros. Ahora, si fuera realmente tan fácil, ¿cómo se explica que haya más universidades que librerías en Ica, por ejemplo? Y eso que hablamos de una ciudad que está a 12 horas de Lima.
    Las sedes del INC podrían utilizarse como librerías, también, en las ciudades donde no las hubiera. Sería un buen inicio.
    Creo que si hay algo en lo que estamos de acuerdo, es que los libros deben llegar a todos los lugares donde sea posible.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.