13.7.06


Amanecer con hormigas en la boca
Miguel Barroso
España

Debols!llo
2005
278 pp

Una reseña (sin editar) del narrador Juan Miguel Marthans, publicada en Revista de Libros 2.


Cuba, finales de 1958. Una sofisticada mafia se había parapetado en la isla y controlaba, gracias al apoyo condicional de poderosos políticos, cada uno de los hilos de los imperantes negocios de apuestas y cabarés. Fidel Castro estaba a punto de concretar el levantamiento que pondría fin al gobierno golpista que Batista había instaurado desde 1952. Eran los últimos momentos en los que Cuba sería una isla –parcialmente– glamorosa, lujosa y escabrosa. Esta realidad inundada de inmoralidad y de sangre fría es el escenario que Miguel Barroso (Zargoza, 1954) consideró ideal para desarrollar la trama de Amanecer con hormigas en la boca.

Un español –antiguo atracador de bancos–, Martín Losada, llega a la isla para buscar a Dalmau, su viejo socio y amigo, el único de los tres involucrados en el último asalto que logró huir. Desde el inicio, Losada tiene que comenzar a involucrarse con el oscuro mundo de la mafia a fin de reunir información útil que lo ayude a localizarlo, y es en esta parte en donde conoce a un boxeador retirado, Despanier, que le servirá de taxista y guía, al mismo tiempo que le señalará los primeros lugares en dónde poder conseguir información, le pondrá al tanto de cómo funciona la sistema cubano en aquellos momentos y le permitirá manejarse fluidamente por La Habana sin pérdidas de tiempo.

En el transcurso inicial del relato y ya con un pie dentro de este oscuro mundo, Losada se compromete en desenmarañar el crimen de un hombre por encargo de la viuda, sumergiéndose aún más en el circuito de esta mafia, y tratará de descifrar cada una de las pistas que va descubriendo.

Martín Losada, un desaparecido y críptico Dalmau y su antigua amante –una ágil cabaretera–, una viuda, un taxista boxeador –gran narrador de historias–, la amplia red de la mafia isleña y algunas víctimas, son los personajes de los que Barroso hace uso para demarcar el universo político corrupto en el que viven, entrelazando los diversos acontecimientos sin perder la oportunidad de ofrecernos un rápido tour por la Cuba de antaño.

El estilo versátil de la novela, y a la vez directo, puntual y descriptivo (sin pecar de excesivo), y la utilización de personajes un tanto estereotipados ya por el cine y la televisión comercial, han hecho que Amanecer con hormigas en la boca pueda llegar a la pantalla grande con gran éxito en España el año pasado bajo el título de Hormigas en la boca (Dir. Mariano Barroso).

Esta es una novela que satisfará a aquellos lectores que gustan de las historias intrigantes y veloces.

(Imagen: portada)

1 comentario:

  1. Anónimo13.7.06

    Felicitaciones a Marthans. Tiene una prosa clara, ordenada. Realmente hace la diferencia.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.