30.7.06



José Emilio Pacheco en la Feria del Libro

Mi avión sale recién mañana de Qosqo y no saben qué envidia siento de todos los que podrán escuchar esta noche la conversa entre este extraordinario poeta mexicano y Antonio Cisneros. Hoy Pedro Escribano (La República) le hace una buena entrevista; algunas preguntas:

–¿Fue amigo de Octavio Paz?

–Relativamente sí, sobre todo en los últimos tiempos me llevé bien con él. Resulta difícil convivir en un mismo medio con todos los problemas, pero afortunadamente terminó bien. Paz fue importante para mí y lo leí mucho.

–¿Y con Jaime Sabines?

–Muy poco. Es muy curioso lo que me pasó con él. Siempre escribí cosas a favor de él sin esperar nada de él. Si tú lees sus entrevistas nunca me mencionó ni nunca dijo nada. Lo mío siempre es sin interés. Un año antes de su muerte fuimos a San José de Costa Rica, ya estaba muy mal, en sillas de ruedas y yo empujé la silla de la salida de donde llega el avión a la salida de migración. Fue lo más increíble que he visto. Toda la gente que estaba ahí sabía de él y tenían sus libros, le pedían dedicatorias. De mí nadie sabía. Fue maravilloso ver ese gesto de la gente.

–¿Ha ganado como poeta?

–En un homenaje me dijeron usted es un poeta muy conocido, con rentas y privilegios. Les dije, voy a leer mi estado de cuenta de mis libros vendidos el año pasado y no lo van a creer, cuatro, doce ejemplares. La poesía circula por otro circuitos que no son las librerías. Si me llevo un libro de Watanabe, ese libro lo van a leer 15 ó 20 personas en México, pero eso no queda en las cifras de lectura. En cambio de El Código da Vinci se sabe cuántos ejemplares se venden, pero no cuánto se lee.

–¿Entonces es suicida dedicarse a la poesía?

–Bueno, pero tiene algo de ejemplo moral, ¿no?, de que no todo el mundo está orientado al lucro, a la ganancia, sino de otros valores. La pregunta clásica que los amigos suelen hacer es: ¿sigues escribiendo?", "sí", les digo, "ah, y en qué trabajas, de qué vives".

-¿Está lejos, pero tiene alguna visión de la poesía peruana?-

Estoy lejos, pero me gusta muchísimo la poesía peruana. Una de las cosas por las que me gusta venir al Perú es porque compro libros de poesía peruana que no circulan comercialmente. Los libros que yo me lleve los va a leer mucha gente. Para que veas que no es una cosa interesada. No es que yo hago esto para que los poetas peruanos me difundan a mí, no, nada que ver. El 89 compré un libro de José Watanabe, que me gusta mucho, y Watanabe me envió un libro muy sorprendido de que yo haya comprado uno de sus libros. Ya le digo, es una relación enteramente de lector.

-¿Usted pertenece a la Generación del 60?-

Ese tema voy a discutirlo en la feria con Cisneros. En México no hay esa atención que hay en el Perú por la poesía en cuanto a generación. No hay antologías cada diez años, el método de las décadas no funciona, porque en México está dividido en sextsenios, porque con cada nuevo presidente México es otro país.

(Fotografía: el maestro Pacheco -La República-)

2 comentarios:

  1. Anónimo31.7.06

    ¿Total? ¿Vienes en bus o en avión? ¿en un barco o en un tren militar?

    ResponderEliminar
  2. jeje. no hay contradicción amigo. La espera del bus fue en Ollantaytambo; hoy llegué a Lima.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.