23.7.06


Santiago Roncaglio en RPP y hoy en la Feria

Mientras algunos le pasan la mano luego de haber publicado en revistas reseñas caprichosas sobre el buen thriller Abril rojo, Santiago Roncagliolo evita preguntas sobre las críticas –muchas de ellas injustas- a su novela, y revela que pasa por el mejor momento de su vida.

Algunas respuestas de este escritor que anunció además la conversión de su blog en un libro de viajes.


“Cuando yo fui a Europa fui con la idea de escritores como Vargas Llosa, como Bryce, que son escritores que habían triunfado. Pero esto porque nadie me había hablado de los escritores que habían fracasado, que son como 40 mil (risas).

“Los primeros años fueron muy difíciles porque fueron años incluso de pedir permiso para existir, porque tenía que sacar los papeles. Me pasé los primeros años pensando: ¿Qué hago aquí? Y descubrí que en Perú era un privilegiado. Ahora soy un privilegiado incluso dentro de España; pero siempre trato de recordar que me fue mal en un momento y me podría ir mal de nuevo”.

“Yo estoy muy atento a lo que pasa en el Perú y en América Latina, y siento que este es un país muy dividido. Cuando yo vivía aquí no pensaba que este es un país dividido, pensaba que yo estaba bien y que los demás estaban mal; que es el problema precisamente de un país dividido.”

“Lo curioso con Abril Rojo es que es leída como un thriller en Europa y como una novela política en América Latina. Mi editora española se aterroiza cuando hablo de política en España, porque dice que no vamos a vender nada (risas). En cambio en América Latina hay un gran interés por la política y por discutir esos temas”.

(Fotografía: Roncagliolo hoy en la Feria del Libro)

16 comentarios:

  1. Anónimo23.7.06

    Sí pues, hay un blogger que ahora sale a "defender" a Roncagliolo de la opinión de otro escritor, pero cuando le tocó reseñar Abril rojo hizo comentarios maliciosos y críticas infundadas. La típica hipocresía y vanidad limeña.

    Diego

    ResponderEliminar
  2. Aprovechando la visita de Santiago a Peru, le hacemos publico nuestro saludo a este escritor joven que ha sabido hacerse un camino en el dificil mercado editorial español y deslindamos con los aguafiestas que mezquinan el exito y la recepcion critica que han tenido sus libros fuera de nuestro pais. Desde aqui un abrazo fraterno y que sigan los exitos para Santiago.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo23.7.06

    No veo por qué no se debe crirticar la novela de Roncagliolo. no hay intocables, menos en literatura, donde hay una tradición exigente. Saludos.

    Mariana

    ResponderEliminar
  4. Anónimo23.7.06

    Me llaman la atención los términos de este post y los comentarios de Max Palacios. No entiendo por qué Palacios tiene que "deslindar con los aguafiestas": si a un crítico le parece relevante indicar las falencias de una novela, ésa es su opinión. Si la sustenta correctamente, su trabajo está hecho. Y una crítica literaria no compromete a nadie más que a su autor, de modo que ningún tercero tiene que "deslindar" nada al respecto. Con lo que sí vale la pena deslindar es con el servilismo acrítico con el que muchos en el Perú aceptan que cualquier premio español valida una obra literaria.

    ResponderEliminar
  5. De la misma forma que Max Palacios, saluda a Santiago, por el 'éxito' que ha tenido su novela en España. Por mi parte envio uno también a Diego Trelles, de quien se debe reconocer su extraordinaria novela. Alejada de los esquemas, santificados por el mercado español, que sigue Santiago. ¿Con ello, podrá Trelles, pretender obtener algún premio o reconocimiento en España? Los premios a Santiago y Alonso, creo, ya respondieron a mi pregunta.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo23.7.06

    De acuerdo con que la novela de Roncagliolo es tan criticable como cualquier otra, y que no es intocable, etc. Lo cuestionable son algunos criterios empleados por ciertos críticos: que no se puede tratar un tema tan serio como el terrorismo como un thriller, que no refleja la realidad peruana, que Roncagliolo no ha vivido en Ayacucho.
    Habría que resaltar lo que ha opinado Martín Caparros hoy día en "La Primera": Las novelas no tienen un rol político social significativo. Para ello hay cosas más eficientes que hacer novelas. Un texto de ficción no puede cambiar lo sociedad".

    ResponderEliminar
  7. Anónimo24.7.06

    "Una crítica literaria no comprometa a nadie más que a su autor". Falso. Cuando una crítica literaria entra en la esfera pública compromete a todos los letrados por los menos, y es objeto de opinión como cualquier otro texto. Este tipo de opiniones esencialistas sobre la labor crítica evidencian un anquilosamiento en el estudio de la teoría del texto y de la relación entre metatexto, paratexto y texto.

    El bloguero solitario

    ResponderEliminar
  8. Envié este comment ayer desde una computadora ajena. No entiendo por qué apareció como anónimo. Aquí lo envío de nuevo:

    Me llaman la atención los términos de este post y los comentarios de Max Palacios. No entiendo por qué Palacios tiene que "deslindar con los aguafiestas": si a un crítico le parece relevante indicar las falencias de una novela, ésa es su opinión. Si la sustenta correctamente, su trabajo está hecho. Y una crítica literaria no compromete a nadie más que a su autor, de modo que ningún tercero tiene que "deslindar" nada al respecto. Con lo que sí vale la pena deslindar es con el servilismo acrítico con el que muchos en el Perú aceptan que cualquier premio español valida una obra literaria.

    Gustavo Faverón Patriau

    ResponderEliminar
  9. Estimado Gustavo:
    Jamás pense en tu persona ni en ningún crítico virtual cuando me refería a los aguafiestas que mezquinan el exito de la novela de Santiago. Guardo total respeto hacia tu labor como crítico y como investigador de la literatura.
    Por otro lado, ningún premio de cualquier parte del mundo valida una obra literaria. Los mecanismos de validación de una obra se operan a través de otros procedimientos más complicados como la recepción de la crítica y de los lectores, por no citar los aportes de Walter Mignolo con respecto al análisis del texto literario. La crítica servil viene, es verdad, de parte de los que la ejercen. En mi caso, mi opinión parte desde la posición de una persona dedicada a la creación, y que jamás se atrevería a incursionar en la crítica literaria sin una preparación exigente y estrictamente académica. Los aguafiestas, en realidad, están enquistados en aquellos diarios de a medio sol que abundana en nuestra amada y odiada Lima, que jamás podrán ejercer una crítica seria, objetiva y académica.

    ResponderEliminar
  10. Sigo un poco despistado con respecto a los comentarios de Max. No sabía, por ejemplo, que la prensa chicha tuviera críticos o seudocríticos literarios, ni imaginé tampoco que Max podría estar "deslindando" con la prensa chicha, en vista de que me parece que la prensa chicha está de por sí fuera de toda discusión intelectual o literaria. Tampoco veo qué diferencia hay entre que sus palabras estuvieran dirigidas a mí o a otras personas: todo el mundo tiene derecho a decir que una novela es mala. Y no es necesario "deslindar" con esa opinión, salvo que uno crea que uno mismo puede ser confundido con quienes expresaron esa opinión. Es decir, si Max cree que lo pueden confundir con la prensa chicha, está bien que deslinde; si no lo cree, el deslinde es innecesario.

    Ahora contribuye a mi confusión su nuevo comentario: Max dice que los premios no tienen nada que ver con las formas de validación de las obras literarias. Pero luego dice que los "mecanismos de validación de una obra se operan a través de... procedimientos complicados como la recepción crítica y de los lectores". Pues, hasta donde sé, los premios son la forma más institucional de representar ambas cosas, pues suelen ser concedidos por profesionales de la escritura y la lectura, lectores entrenados, críticos y escritores, que dan una opinión precisamente dirigida a validar una obra en un mercado (y convertirla en mercancía). Si el premio no fuera una forma de validación (es decir, un espaldarazo, una forma de reconocimiento), estimado Max, ¿por qué entonces habría que felicitar a alguien que gana uno? ¿Sólo por la plata?

    Y tampoco entiendo bien qué tiene que ver don Walter Mignolo en ese párrafo, salvo que sea puro "name dropping" de parte de Max...

    ResponderEliminar
  11. El Arcángel...25.7.06

    Maxito habló de diarios de 50 céntimos, no necesariamente de lo que llama Faverón "prensa chicha". Es sabido que en tres diariios locales hay comentaristas (hombres y mujeres) de libros cuya integridad moral y solvencia literaria está en salmuera. Lo que sí debe explicar Maxito es por qué utilza el vocablo deslinde, como si fuera un hecho reprobable opinar mal sobre un libro.

    ResponderEliminar
  12. Apreciado Max Palacios, tú ya hiciste el deslinde, si el crítico Faverón insiste en cuestionarte, los que vivimos en Perú sabemos lo chicha que pueden ser los reseñistas de los diarios de 0.50 y 0.70 centavos, que desgraciadamente sí son tomados en cuenta por el gran público, ése al que afortunadamente Rocangliolo está llegando, a diferencia de ellos, con una obra consistente. Insistir en quiénes son los aguafiestas es inducir a la polémica, que no está mal, pero en fin, los que estamos inmersos en el mundo literario sabemos quiénes son esos aguafiestas.
    Mi abrazo para Max y mi felicitación para Rocangliolo.

    ResponderEliminar
  13. Felicito a Harold Alva por su conocimiento de la "prensa de 50 céntimos", pero no entiendo su peculiar gregarismo: ¿o sea que "los que viven en el Perú" tienen un concocimiento que los exime de explicar sus palabras a quienes no tenemos el placer de leer los diarios mencionados? Curioso razonamiento. Más curioso aún es que Alva se permita hablar mal de ciertos reseñadores pero pase por alto sus nombres (¿no estamos ya cansados de los insultos dichos a media voz?). Sería realmente interesante (y valioso) que Alva dijera Fulano y Mengano, de los diarios A, B y C, son unos reseñadores chicha a quienes es mejor no hacer caso.

    Y realmente sorprendente es que Víctor Coral publique aquí un anónimo (firmado "el arcángel") donde se dice de esos reseñadores que "su integridad moral y solvencia literaria están en salmuera"... Me parece que habría que exigir que se mencionen unos cuantos nombres: los de los agredidos y el de la persona que envía el mensaje.

    ResponderEliminar
  14. Te doy la razón en parte Gustavo. Es un anónimo que debe mencionar a los críticos que alude, lo mismo vale para lo afirmado por Harold Alva, aunque me parece que exteriorizó su ánimo de no ahondar la polémica.
    El anónimo firmado por "El arcángel" me pareció de alguien reconocible entre los bloggers, por eso lo puse. He hecho ya varios llamados a que especifiquen nombres y de ser posible abandonen el anonimato si van a criticar de esa manera.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Gustavo:
    1. Existe una seudocrítica que se disfraza de "académica" y que se ofrece al gran publico lector como tal en diarios no precisamente "chichas", pero sí de carácter popular. Con respecto a ellos uno debe ser frontal y directo.
    2. Leí tu crítica en Somos sobre Abril rojo y coincido en algunos aspectos con respecto a ciertos errores formales de la historia, pero que enmarcados dentro de un thriller policial, como se presenta la novela, pasan a un segundo plano para privilegiar la historia de suspenso que plantea el narrador.
    3. Los premios no precisamente convalidan la calidad de una novela, pero al leer el texto y comprobar que es una historia bien narrada y que lleva al lector hasta el final, podemos suponer que el premio es bien merecido y que sumados a otros galardones de nuestros compañeros de oficio nos demuestran el buen estado de salud de nuestra literatura peruana.
    4. La alusión a Mignolo se debe a que éste plantea que los estudios literarios deben explicar como una entidad verbosimbólica del sitema primario se convierte en una entidad versosimbólica del sistema secundario. Mejor dicho, como una obra adquiere el estatuto de literario (la famosa literariedad de la que hablaba Bajtin). Pero este tema es bastante extenso como para ser resuelto en un comment.
    Un abrazo y siempre es bienvenida la polémica.

    ResponderEliminar
  16. Yo sí estoy en desacuerdo con las críticas a Abril rojo, en especial con lo escrito por la comentarista de Correo. En su momento posteé su comentario y señalé mis objeciones. Creo que podemos generalizarlas:
    Abril rojo es un thriller bien logrado, la intención del autor fue hacer solo un thriller además, y por tanto no hay razón (puede haber razones del hígado o del corázón) para exigirle peras al olmo y criticar su falta de "rigor histórico" o su carencia de "vuelo épico". No es ni pretende ser una novela histórica o realista.
    Y con esto doy por terminada esta polémica. Gracias a todos por participar.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.