13.7.06


Tres grandes del mundo editorial juntos en España

Los derechos de autor tienen que ser replanteados y protegidos frente al avance tecnológico y la proliferación de páginas de internet de acceso gratuito a textos. A esta conclusión, entre otras, llegaron los editores José Manuel Lara (Planeta), Antoine Gallimard (Gallimard) y Gian Arturo Ferrari (Mondadori) durante el 22° Encuentro sobre la Edición en Santander.

La nota de El País informa además que la directora del encuentro y editora de Tusquets, Batriz Moura, señaló sin pelos en la lengua que el “valor moral y económico” del contrato con el autor “ha quedado diluido”. "Algo hemos hecho mal", agregó.

El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, indicó que "es imposible defender los derechos (de autor) con 27 contratos de diferente tiempo, extensión y mercado para una misma obra". "El problema se multiplica en España porque los derechos de autor no están claros en la legislación", acotó.

Antoine Gallimard, nieto del fundador de la legendaria Editions Gallimard, estima que la relación entre editores y escritores se ha banalizado al volverse un asunto material y alejado del lado humano.

Por su parte, Gian Arturo Ferrari, director general de Mondadori y vicepresidente de Einaudi, hizo énfasis en “la poderosa presión con muchas caras que ejercen los gigantes del software" contra las editoriales tradicionales. Propuso una lucha conjunta de los editores contra la “amenaza digital”.

Todos coincidieron en repudiar la proliferación de sitios de Internet desde donde se pueden “bajar” totalmente gratis libros y hasta obras completas de autores.

(Fotografía: Los textos digitales son una amenaza para la industria editorial)

4 comentarios:

  1. Anónimo14.7.06

    La aparición de la internet ha cambiado definitivamente el panorama de los derechos de autor, habiendo incluso quienes abogan por su desaparición. El fundamento de esta propuesta sería que, en el contexto actual, la defensa de dicho derecho es mucho más costosa que su vulneración. El ejemplo clásico es que digitalizar un libro y sacar copias infinitas del mismo solo requiere pulsar unos cuantos botones, mientras que el pirata clásico debe gastar por lo menos en papel, tinta, etc.
    A mí ésta idea me parece un tanto exagerada, pues implicaría que los escritores del futuro trabajarían exclusivamente "por amor al arte", algo que no hace un abogado o un médico. Pero la constatación respecto a que ahora es (y será) más fácil vulnerar el derecho de autor que protegerlo es cierta, y no funciona solamente en el ámbito de los libros, sino también en el caso de la música, las películas.
    Apelar a la ética del consumidor es, a efectos reales, una broma de mal gusto.
    Sin embargo, hay casos contradictorios. El escritor Geoff Ryman, por ejemplo, publicó en internet (y gratis) "253"una novela que luego fue adquirida por una editorial para publicarla en papel. Puede leerse en inglés en la siguiente dirección http://www.ryman-novel.com/
    Igualmente, otro autor de ciencia ficción, Cory Doctorow, comenta lo siguiente "My first novel, Down and Out in the Magic Kingdom, is in its sixth printing from Tor, and has been downloaded more than 650,000 times from my website, and an untold number of times from others' websites." (Mi novela "Tocando fondo" va por la sexta edición de la editorial Tor, y ha sido bajada de la red 650,000 veces, y quien sabe cuántas veces desde otros sitios).
    Es decir, se han dado casos de lo contrario que lamentan las editoriales: que alguien publica algo gratis en la red, y se convierte en negocio publicarlo en papel, obviamente con un precio. Y se de gente que, pese a tener libros en versión digital, igual lo adquieren cuando aparece la edición en papel.
    Lo cual lleva a concluir que el verdadero problema está en los hábitos de lectura de la gente. Si no lees gratis, menos vas a pagar por leer.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo14.7.06

    Sobre las ediciones del libro de Cory Doctorow, quisiera añadir el siguiente enlace: http://www.craphound.com/down/

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14.7.06

    no creo que en el futuro la tengan tan fácil los textos digitales. Puede que las grandes editoriales compren producciones enteras de los autores más vendedores, y se inventen algo para que los libros no puedan ser escaneados. Puede que pidan novelas de mínimo 400 pp (viene pasando en EE UU), libros que sobn incómodos de piratear, imporimir y bajar por internet.
    Estos señores de la industria editorial no son mancos, y generarán mecanismos para defenderse. Optimista pero no ingenuo.

    Javier

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14.7.06

    Pues que te diré, Javier, con todo lo incómodo que pueda ser escanear libros de más de 400 páginas, hay gente dispuesta a hacerlo, y de hecho lo hace. Yo he recibido mensajes en mi correo electrónico ofreciéndome CDs con cientos de libros, (por ejemplo, los tres tomos de El Señor de los Anillos), a 30 soles. Y si pones "libros gratis" en Google, pues...
    Ten en cuenta que hoy casi nadie utiliza máquina de escribir. Todo libro ya se ha escrito digitalmente, y nunca faltará un desaprensivo que disponga malamente de ese "original".

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.