15.8.06


El sueño de la casa propia

Héctor Hernández Montecinos (Santiago de Chile, 1979), poeta, ha publicado Este libro se llama como el que yo una vez escribí (2002), El barro lírico de los mundos más oscuros que la luz (2003) y Putamadre (Zignos, 2005) . Según mi amigo el buen poeta y editor Harold Alva, es uno de los principales sindicados en la organización de esa bacanal poética llamada "Poquita fe". Eso sería todo, como dicen en el sur.


[...]Una casa acontece Realidad es sinónimo de turbulencia indagadora La casa es primera persona plural El plural es la resistencia propia de las hablas El habla es extender un trozo de lengua en alguna parte La alfombra es una lengua Un mapa histórico para la bajada de la cama.

[...]Una casa siempre está llena de hombres sueltos y de cuerpos suspendidos De una música natural de una fiesta que sucedió hace miles de años A veces se encuentran puntas de lanzas adentro del microondas Otras veces son flechas y arpones de hueso los que aparecen debajo de las sábanas La casa es el recuerdo de una generación y una genealogía que comparte la misma sangre manchando el piso.

[...]Una casa que se pregunta a sí misma si los poster son curitas De ser así cuáles son sus heridas y quién las hizo La casa misma resuena con estas interrogantes para poner a prueba su propia arquitectura Pilares y hormigón no son más que sensaciones epidérmicas que rechazan cualquier frontera.

[...]Una casa es siempre antológica de las pasiones más abiertas y de los odios más cerrados Con la hermenéutica y la repetición cualquier novela que esté en los estantes será la novela familiar y la novela del hogar Una casa es la tachadura y la suspensión de su propia lectura Lo que en último término quiero decir es que toda casa sea como sea es una casa humana.

(Imagen: portada de Putamadre)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.