16.8.06


Entrevistas a dos narradores jóvenes

Miguel Ildefonso, poeta serio como el que más, ha decidido llamarse a partir de ahora Dante Ildefonso, tomando su segundo nombre por primero, y ha publicado una entrevista al joven narrador huanuqueño Fernando Carrasco (Cantar de Helena y otras muertes, Editorial Limapop, 2006) en Letras S5.
Coincidentemente, hace poco Ildefonso fue invitado a Huánuco a un encuentro literario.
Por otro lado, Max Palacios ha publicado en su blog una entrevista breve y profunda al narrador Ezio Neyra, que anuncia su próxima novela. Una pregunta de cada entrevista.


Ildefonso: ¿Cómo te iniciaste en la escritura literaria? ¿En qué línea, si es que la hay, te encuentras tú?

Carrasco: Me parece que todo nace con mi afición por la lectura y por indagar por la trayectoria de mis escritores predilectos. Leer a los escritores peruanos de la Generación del 50 como Zavaleta, Luis Loayza, Ribeyro y Reynoso fue fundamental para mí, así como fue importante leer al Boom Latinoamericano y gran parte de la vanguardia europea y norteamericana. También leí con fruición a los japoneses como Agutakawa, Mishima y Kawabata. Además tengo un padre que siempre fomentó en mí la pasión por la Literatura.

Tengo la certeza de que él siempre quiso ser escritor y, como se sabe, los hijos somos una proyección de ellos. En la universidad La Cantuta conocí a algunos buenos profesores que alimentaron mi afición literaria. Allí conocí al fallecido poeta Cesáreo Martínez con quien entablé amistad. Lo conocí el año 97 en una lectura de cuentos que él organizó. Recuerdo que yo comencé a leer un cuento largo, cuando culminé la primera parte Chacho se puso de pie y comenzó a aplaudir, y la gente lo imitó.

El cuento En el juego de la vida está incluido en mi primer libro y se lo dediqué. De otro lado, considero que uno comienza a escribir porque existe todo un mundo interior que nos mueve a ello. Hay recuerdos, deseos, sueños, traumas, complejos, de distinta índole que irremediablemente nos llevan a expresarlos de alguna manera; yo opté por la literatura sin darme cuenta. Y cada día trato de vivir intensamente y aprender más sobre ese trabajo de carpintería del que hablaba García Márquez que existe detrás de todo texto narrativo. Y en cuanto a la segunda pregunta considero que tengo algunos cuentos que se vinculan con lo existencial, lo metafísico y otros que entran en sintonía con la llamada literatura neorrealista urbana marginal.

Palacios: Tengo entendido que te preparas a publicar una nueva novela, háblanos sobre esa nueva entrega.

Neyra: Se trata de una novela de aprendizaje. Es el relato de Francisco Neyra, de lo que sucedió durante un verano en casa de sus abuelos paternos, en Camaná, balneario arequipeño. Se trata de dos historias paralelas: la del niño narrando sus experiencias durante aquel verano que hubiese preferido no vivir, y la del Francisco Neyra adulto, un periodista que trabaja en un periódico arequipeño que, mientras intenta resolver el caso del asesinato de tres policías, descubre que quizá sea mejor terminar de descubrirse a sí mismo, hasta que, a la manera del Uroboros, termina por comerse su propia cola.

(Fotografía: Fernando Carrasco, con todo el futuro por delante)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.