11.8.06


Mi posición frente al terrorismo literario

Contra mi voluntad expresa y fundamentada de no participar en “debates” y “polémicas” diseñadas para subir volúmenes de ventas y empujar hacia arriba ratings y lectorías desinfladas, me veo en la obligación de fijar mi posición frente a un texto aparecido recientemente y firmado por un conocido crítico.

Me refiero al artículo de El País titulado “Terrorismo literario” y firmado por Karmentxu Marín. En dicho artículo se cita unas declaraciones de José Blanco Amor que insisten sobre la idea de que el boom de la novela latinoamericana nació de una “alianza político-comercial, y tal erupción literaria carecía de bases estéticas y éticas”.

Además, dice el crítico que “las obras que cimentaron el nacimiento del boom se publicaron con una publicidad hasta entonces desconocida, y sus autores vivían en Europa, fuera de sus países. Los escritores consagrados en estas circunstancias son una mafia”, remata Marín.

Realmente se ha convertido en un antipático deporte global esto de armar líos y poner en cuestión la solidez de las obras y autores, como los del boom.

Si el parricidio fue necesario para las dos generaciones inmediatamente posteriores a este fenómeno –vérselas con Cien años de soledad y Conversación en La Catedral debió haber sido terriblemente más complicado que tener como antecedente inmediato a las novelas de Puig-, hoy es necesario más bien retomar las enseñanzas del boom y renovarlas para adecuarlas a las nuevas necesidades.

Un cierto retorno al boom es una idea que debiera considerarse.

(Fotografía: Jorge Borges y Mario Vargas Llosa atienden a la siempre bella Alicia Jurado)

2 comentarios:

  1. Anónimo11.8.06

    ¿Volver al boom? ¿No depende eso de la calidad literaria?
    Además Victor, ten en cuenta que el boom se dio en parte como una respuesta del ámbito no-latinoamericano, como un rebote: como les interesamos a los europeos, acabamos interesándonos en nosotros mismos. Es triste, pero así funciona.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.8.06

    muy cierto lo que dices, Víctor, es un crítico ANTIPATICO. Saludos.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.