10.8.06


Peter Elmore sobre la nueva narrativa peruana

No recuerdo haber visto en algún blog referencia alguna a una entrevista interesante que con motivo de la salida de su novela El fondo de las aguas (Peisa), El Dominical le hizo al crítico y novelista Peter Elmore.
Luego de repasar el estado de la poesía nacional, Elmore aborda la narrativa última con un punto de vista positivo que comparto plenamente. Las últimas preguntas:


“Hay una especie de boom de nuevas editoriales, todas independientes, frescas y creativas. Hay nuevos escritores, muy jóvenes, enfrentados a la novela, tomando caminos impensados hace apenas 10 años, cuando todo parecía entrar en el carril del llamado realismo sucio.

Yo creo que lo que ha ocurrido con los escritores peruanos hasta este momento es que todos sabemos que la viga maestra de la narrativa peruana moderna es el realismo, frente a eso había que tomar una postura. Creo que los nuevos escritores no sienten esa exigencia, y eso me parece liberador.

¿Hay algo más en común en esta nueva escritura?

Yo tengo la sensación de que tenemos la costumbre de pensar binariamente: no importa cuáles sean los términos que se opongan, lo importante es que sean dos. Entonces en una época se hablaba de narrativa urbana y de narrativa rural, o de poesía pura y social, o de criollos y andinos, o de vitalistas y metaliterarios. Y más bien yo lo que noto son vasos comunicantes, vías de contacto muy curiosas. Me refiero por ejemplo al hecho de que en la literatura peruana de los últimos 30 años son muy frecuentes los personajes que quieren escribir. Ocurre en País de Jauja (Edgardo Rivera Martínez) y en Casa de Islandia (Luis Hernán Castañeda). Y no es que la exigencia de representación de la realidad haya desaparecido, sino que se ha incorporado a la ficción a través de la figura del personaje que quiere ser escritor.

Luego de los premios a Santiago Roncagliolo (Alfaguara), y a Alonso Cueto (Anagrama), el Perú se hace más visible para el gran mercado de la literatura en nuestro idioma. Cómo ves este nuevo orden de cosas.

Yo acabo de venir de un encuentro de narradores en El Escorial, donde había escritores latinoamericanos de diversos países, y una primera cosa que uno comprobaba es que para todos está claro que la literatura peruana es de las más importantes, que es una cosa que a los peruanos no necesariamente nos parece obvia. Más bien solemos quejarnos y decir que nuestra literatura siempre está en crisis. Lo otro es que, claro, a raíz de los premios hay una visibilidad mayor de la narrativa peruana actual. Esos premios, creo yo, ayudan a todos los escritores peruanos, generan un contexto de recepción en el que hay una apertura hacia otras obras.”

(Fotografía: Elmore enfoca uno de los aspectos positivos de los premios obtenidos por Cueto y Roncagliolo)

2 comentarios:

  1. Anónimo10.8.06

    Yo sí lo leí, y no me sorprendió su afirmación implícita respecto a que la literatura peruana es más valorada en el extranjero que en el mismo Perú.
    Y si a alguien se le ocurre la infeliz idea de apreciar a alguien, todos los demás le dan con palo. Prohibido apreciar a tus contemporáneos, sería nuestra divisa.

    ResponderEliminar
  2. pues con todo derecho yo expreso mi admiración literaria a Santiago Roncagliolo, Daniel Alarcón e Iván Thays, contemporáneos míos y amigos. Y si tengo que soportar ataques por eso, los repelo o ignoro. Faltaba más.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.