10.8.06


Poemas enviados especialmente para Luz de limbo

Ese el escueto texto que la poeta Denisse Vega Farfán (Trujillo, Perú, 1986), estudiante de Derecho en la Universidad César Vallejo de Chimbote, ganadora del Premio “Poesía a Vallejo” por la UCVCH y autora del poemario Euritmia (2005), me hace llegar. Me apresuro a postear sus poemas porque contribuyen a la belleza de la vida y alimentan el alma.

Hay que visitar su blog www.matrizmusical.blogspot.com.


Brújula dormida

Se derrumbaron los castillos de seda
Donde el dragón era sólo un cuadro oblicuo
Cubierto con abandono en el fondo de la sala
Ahora el dragón agita su áspera cola
Su brasa se vuelve oxígeno de mi cuerpo
Y mi cuerpo oxígeno del dolor

Huelo la tarde descompuesta
Que brama en el jardín
Converso con los labios robustos que se abren en el limo
Vocalizando una tóxica dulzura
Y pequeños cipreses derruidos como niños calcinados
Que la inercia descascara de sus rancios vagidos de victoria
Jamás leída jamás lograda
Contra la oblonga llamarada del dragón

Los prefiero
Su silencio es menos obsceno que la verdad
Menos tullido que la duda
Yo les hablo
Con agonía de delfín en el río
De mujer ante los pies morados de su hijo muerto
De Nietzsche ante los ojos vaciados del mundo
Mientras el dragón -pródigo de arrecifes-
De soslayo me vigila

Yo converso amistosamente
Con el espasmo que explota y vuelve a nacer en mi corazón
Hasta con el último hongo de la náusea
Mientras él engulle sin mesura
Mares ciudades
Soleadas plazuelas del tiempo
Puentes hacia la fantasmal sabiduría
Ficciones de un lenguaje mejor hablado
Desde los labios de la emancipación
Dudando si soy
Tan sólo un fantasma
O el trino del amor que aún no se fermenta

Así
Cuando el flamígero colmillo del dragón asoma
Y su abdomen saciado de terror se ahueca aún insatisfecho
Y tan entusiasmado tropieza con mi hedor
Que cree que le brotará fuego helado por las fauces
O las trasquiladas cabezas de todos los veranos
Cuando la luz me sonríe mostrándome
Su dentadura rota
Como si detrás del halo de un amor
Se ocultara un foso
Así
Cuando todo
Todo
Hasta la tersura de mamá en el rubor del escaramujo
Se subvierte
Yo converso con lo que no tiene color
Aroma
Destino
Ni un nombre por el cual llamarlo



Schumann

Golpeando mansamente el viejo tambor de mi soledad
Le tarareo una pieza de Schumann a una triste muchacha
Que llora apoyada en el roble con los brazos de la muerte
Apretando sus caderas.
Ella no sabe quién fue Robert Schumann
Ni que abandonó la toga
Por criar a la música como un niño endeble
Pero apaciblemente cierra sus pequeños ojos
Descruza sus brazos agujereados
Por las intensas notas del hambre y el invierno
Resbala su cuerpo trasnochado sobre la grama húmeda
Como una gacela herida.

Robert
Veo tus manos aflojándole el corazón
Fuera de sus costillas
Colocarlo en las copas del silencio
Como lo hacías con el tuyo
Te veo inventándole un nuevo nombre
A su vientre agotado
Una gama de infinito
A las facciones de su alma
Y besando
Musicalizando su dolor
Como a las calles de Leipzig.

Yo
-ya de rodillas -
Le toco los labios
Componiéndole con mis dedos una música extraña
(Inocente jugueteo del misterio con las hebras del amor)
Hasta que ella
Abrazada fuertemente de su centro
Como si de un hijo perdido o
De una carta antigua se tratara
Se queda dormida.

Entonces me alejo satisfecha
Sin voltear
Sin dejar de tararear Estrella
Con cada parte de su sueño dibujado
En las paredes sucias de mis días

Ya a lo lejos nuevamente escucho
El lamento de la muchacha
Pero ahora como el rumor del ficus
Descubierto por los cuculíes
O los latidos de un hombre ahogado desde hace siglos
Devuelto con vida a la tierra.

Esa tarde
Nadie había entendido jamás su dolor
-Nuestro dolor-
Como Robert Schumann.

(Imagen: "Musa 2", dibujo de Denisse Vega Farfán)

2 comentarios:

  1. Azurazar11.8.06

    Demasiado, ¡felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS VÍCTOR, ES MUY GRATO QUE UNA PARTE MÍA ESTÉ EN UN BLOG TAN INTERESANTE. ÉXITOS EN TODO, SIGO LEYENDO ESTE ESPACIO, Y TAMBIÉN TUS VERSOS.

    D.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.