2.8.06


Sergio R. Franco: con Fujimori la literatura se encanalló (II)

Aquí la segunda parte de mi conversa con uno de los críticos jóvenes peruanos más importantes residentes en EE UU.


Es curioso esto de los blogs literarios. Han pasado de ser meros vehículos de expresión o de ideas, a instrumentos de formación de opinión, o por lo menos eso buscan ser algunos. Sé que visitas blogs literarios, ¿cómo evalúas su función y sus posibilidades en el futuro?

Las posibilidades de los blogs son inmensas, tan grandes como las de la misma Internet, que ya viene siendo algo así como la gran enciclopedia humana, una enciclopedia en desorden, por lo demás. En algún momento tendrá que ordenarse la "masa" virtual de información con criterios bibliotecológicos, si no se está haciendo ya.

Volviendo a la pregunta misma, los blogs permiten una aceleración y un gran dinamismo en el flujo de datos y textos, en ese sentido democratizan el acceso a los materiales, lo que beneficia mucho aquellas regiones del planeta signadas por desigualdades inadmisibles pero que desgraciadamente persisten. También permiten la creación de audiencias virtuales y eso presupone la posibilidad de futuras intervenciones más allá de la red; es obvio que me estoy refieriendo al medio: a nivel de los contenidos hay de todo, como deber ser, y cada quien escogerá lo que requiera de ellos.

De los blogs peruanos, debo decir que los reviso todos, incluidos los deplorables blogs basura (¿y si son basura por qué revisarlos?), aunque no con mucha frecuencia. Siento predilección por el de Patricia de Souza, reflexivo y con un tempo lento. Me agrada pensar que varios de sus textos son páginas de un diario que viene escribiendo.

Siento que hay algunas tareas que la academia local está dejando de lado: la discusión de nuestros mecanismos de canonización, la necesidad de un proyecto de fijación definitiva de textos básicos dentro de nuestra tradición literaria. ¿Qué otras tareas están quedando pendientes por la frivolidad de los pleitos envidiosos, los contubernios y los intereses minúsculos de grupetes literarios y revistas canonizadoras?

Definitivamente nos faltan buenas ediciones críticas de textos fundamentales y no creo que nunca se haya discutido a fondo los mecanismos de canonización en el Perú. Pero me parece más urgente una serie de debates serios sobre las dinámicas de construcción del capital simbólico en el campo literario y la exclusión provinciana. Me agradaría, además, una revisión de las figuras centrales de nuestro corpus a la luz de nuevos instrumentales teóricos, pienso, especialmente, en la teoría poscolonial, que sería particularmente útil para un país como el nuestro.

Necesitamos miradas que ahonden en la complejidad de autores-clave, como Vallejo o Mariátegui, por mencionar apenas un par, autores museificados, si se me permite la expresión. Para dar un ejemplo, me parece escandaloso que en el Perú no se haya producido un estudio análogo al que en Chile, González, Rosati y Sánchez, de la Pontificia Universidad Católica de ese país, han dedicado a Guamán Poma de Ayala (me refiero a Guamán Poma testigo del mundo andino, del 2003), no hablemos ya de los decisivos trabajos de Rolena Adorno.

Nos hacen falta biografías literarias, nos hacen falta biografías en general, pero ésta es una carencia del mundo de habla hispana. En este rubro tenemos mucho para aprender de los anglosajones, quienes dominan este arte. En nuestro medio, últimamente se ha hecho algo, pienso especialmente en el libro de Ismael Pinto sobre Mercedes Cabello. Me gustaría, también, una nueva historia de la literatura peruana, las que existen son parciales u obsoletas. Por supuesto, se trata de una tarea de conjunto, puesto que es un esfuerzo que excede las capacidades de un solo individuo.

Y el papel del Estado?

Los problemas son de fondo, van mucho más allá de contubernios, grupos y revistas. Tienen que ver con la manera como el Estado administra (o no) la cultura; con la ausencia, desde tiempos de Augusto Salazar Bondy (durante el velasquismo), de un intento por reflexionar seriamente sobre el tipo de educación que se quiere, o se requiere, en el Perú; con el abandono que padece la universidad estatal y la debilidad de la sociedad civil, que se transparente también en la educación privada.

El período del fujimorismo, en tal sentido, me parece un auténtico desastre: hubo, duele decirlo, un encanallamiento del país, un proceso de "basurización" del que tomará tiempo reponernos; y no es que idealice la "alta cultura" pero evoco mi infancia en la década del 70 y recuerdo que hasta un diario como Ojo poseía un suplemento cultural, en el que conocí a autores como Moravia o Greene. Increíble, el día de hoy ¿no?

Hiciste un libro sobre la narrativa de Eielson hace unos años y ahora nos traes un libro editado por ti sobre la narrativa de Arguedas. ¿Qué proyectos tienes?

Trabajo en muchas cosas distintas. Para limitarme a los estudios literarios: estoy corrigiendo un libro sobre autobiografías y memorias en Hispanoamérica que atiende a un corpus totalmente distinto al que examina Silvia Molloy en su clásico At Face Value; tengo avanzado un trabajo sobre arquitectura y ficción en Arguedas, y otro sobre Monsieur Pain, de Roberto Bolaño. Por último, culmino la edición de un volumen especial de la Revista Iberoamericana dedicado a Literaturas y culturas de la zona andina, tendrá entre doce y trece trabajos.

9 comentarios:

  1. Anónimo2.8.06

    Es esperanzador ver cómo cierto tipo de reflexión vuelve a presentarse en nuestro medio (o en el ciberespacio, que lo trasciende).
    Si Fujimori significó un encanallamiento (el ciudadano culto pasó a ser sinónimo de ocioso o maricón), ¿el desencanallamiento depende del gobierno de turno?

    ResponderEliminar
  2. Supongo que parte de ese encanallamiento fue la salida de los blogs basura, Con Ventilador y el de Leonardo Aguirre, donde este último sujeto dejó que se denigraran a escritores y terceras personas de una manera realmente estúpida y decadente (celebrada por muchos como grandes
    "pendejadas" y muestras de "talento".
    Recuerdo que incluso ese tipo celebraba y alentaba los insultos a sí mismo.
    Esos blogs infames fueron los correlatos literarios (y estragos) del plan de estupidización de nuestra sociedad que Fujimori y los diarios chicha pusieron en práctica.
    Hoy ese señor Aguirre es publicado y alabado por ciertos bloggers. Parece que el proceso que señala lúcidamente R. Franco no termina.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2.8.06

    Y qué me dicen de los novelistas que editaron y ensalzaron los "triunfos" del dictador como la toma de la residencia del embajador del Japón. Quieren saber de quién hablo?

    Covio

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que "Covio" tiene que decir de quién se trata, lanzar una acusación así no es ético.
    En cuanto a los bloggers que le hacen propaganda a Aguirre, creo que Victor también debería decir quiénes son. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3.8.06

    "¿Qué otras tareas están quedando pendientes por la frivolidad de los pleitos envidiosos, los contubernios y los intereses minúsculos de grupetes literarios y revistas canonizadoras?" Nos imaginamos, Coral, que muchas tareas, porque sin duda tú has sido la principal persona que en los últimos años ha promovido "los pleitos envidiosos", "los contubernios" y "los grupetes literarios". Así que ahora no les eches a otros la culpa de tus desmanes, cuando tú bien has sido, y lo sabes bien, responsable de toda esta magalización.

    ResponderEliminar
  6. Claro, claro, mi valiente anónimo.

    No soy yo quien intentó quitarle brillo a los premios ganados por Cueto y Roncagliolo.

    No soy yo quien enfrentó a "andinos" con "criollos"; estos escritores no son estúpidos y no se dejan manipular.

    No soy yo quien dio espacio, con el cuento de "criticarlo", a un blogger basura en mi blog, blogger a quien me he referido con nombre propio y no desde el anonimato cómodo como el tuyo, "anónimo".

    Soy yo quien dio espacio a gran cantidad de jóvenes escritores en la página que tuve, incluso a quienes hablaban mal de mí, y di espacio a escritores supuesta o realmente opuestos a mi forma de pensar, como Zein Zorrilla (gran amigo), Oswaldo Reynoso, Miguel Gutiérrez y otros.

    Por último, jamás formé parte ni promoví grupetes literarios (algunos de ellos surgidos -ironías de la vida- de talleres literarios de escritores "criollos"), pero conmozco bien los que operan en Lima, a muchos de ellos "desde adentro".
    Tranquilo nomás, "anónimo", sé quién eres pero no hablaré de ti. Mejores cosas tengo para hacer.

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué los comentarios siempre escapan de la materia misma del post y derivan en absurdas disquisiciones y tirrias personales?, ¿será que la "democratización" de la opinión bloggera vulgariza hasta la chatura todos los comentarios? Me resulta triste comprobar, incluso, que esta misma intervención se centra en un anodino y repetitivo estribillo andino-criollo escuchado hasta el hartazgo, en lugar de otras cuestiones interesantes dichas por Ramírez Franco.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5.8.06

    Ese chico de franco un modosito Quién es? Qué ha hecho? Aparte del señor Coral que publico algunos libros Quién es este señor???Ya pe Victor ya estas viejo para estas cosas .no seas,,,..........

    ResponderEliminar
  9. el usuario de las 2.54 pm debería ordenar bien sus ideas antes de comentar, que no se entiende ni...

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.