26.8.06


Tólstoi o el monólogo de la vida

Posteo acá una reseña a la nueva versión de Guerra y Paz que gracias a Ibero tengo entre las manos desde hace unas semanas. Es un adelanto de la REVISTA DE LIBROS Nº 3, a salir en un par de semanas con más páginas de crítica seria y constructiva. Paciencia.

Víctor Coral

El siglo diecinueve fue el de los grandes novelistas, el tiempo en que sentaron las bases auténticas de lo que iba a ser la novela moderna del siglo veinte. Esto es particularmente cierto para los casos de Flaubert, Stendhal y Balzac en Francia, para Dickens y Twain en la lengua anglosajona, y para Dostoievski, Andreiév y Tólstoi en Rusia.

El caso de Lev Tólstoi es paradigmático dentro de este grupo sobresaliente de escritores. Tiene bajo su firma algunas de las novelas más notables no solo de su siglo sino de todos los tiempos, novelas voluminosas y ambiciosas que muchas veces son citadas sin haberse siquiera pasado de la hojeada morosa: Ana Karenina (1873), la saga Infancia, Adolescencia y Juventud (1851). Sobre todo Guerra y paz (1866). A esto habría que agregar un libro revalorado hace muy poco, los Relatos de Sebastopol (1855), donde también se pueden ubicar ejemplos de monólogo interior como el citado adelante.

Precursor en Guerra y paz

El usualmente irreprochable Diccionario de narratología de Reis y M. Lopes tiene así el comienzo de su entrada para “Monólogo interior”: “…es una técnica narrativa que viabiliza la representación de la corriente de conciencia de un personaje. Fue E. Dujardin el primer escritor en poner en práctica esa técnica narrativa, en la obra Les lauriers sont coupés (1887)”. Por esta vez me permito disentir. Leyendo esta nueva traducción de la ópera magna del genial autor ruso, hecha sobre la base de un manuscrito distinto a la edición canónica de 1873, descubierto recién a fines de los ochenta, tomó cuenta de un pasaje donde se recorta con nitidez un monólogo interior con todos sus componentes:

“Esa mancha debe ser nieve, une tache, une tache –pensó Rostov-. Pero aquí no hay ninguna “tasha”. Natasha, hermana, ojos negros. Na… tashka… ¡Lo que se sorprenderá cuando le diga que he visto al emperador! Natashka… tómate la tashka. Nicht verstehen, alemán, sí (…) ¿en qué estaba pensando? No quiero olvidarlo. Me matarán mañana, no, no es eso, después. Sí, atacar a la tache, atacar, atacar. ¿A quién atacan? A los húsares. Nos matarán a todos. Los húsares y los bigotes. Por la calle Tverskaia pasaba ese húsar con bigotes y todavía me acuerdo de él, delante de la casa de Gúrev…”.

Aquí esta representada la tensión psíquica de un personaje que ha desplazado al narrador con el discurrir de su pensamiento expresado en asociaciones libérrimas dentro de la línea que luego terminarían de establecer en el tiempo los discursos interiores de Molly al final de Ulises, o los de algunos personajes faulknerianos. No es hipostasiante tampoco afirmar que la famosa naturaleza polifónica de la novela, atribuida a Dostoievski –con total justicia- por Bajtin, se puede espigar también en las novelas de Tólstoi, en especial en Guerra y paz, un clásico que mantiene su frescura vital precisamente por la independencia y, cómo decirlo, vivacidad de sus personajes.

“De una manera radicalmente nueva en la historia de la novela, planteó la cuestión de la acción humana; descubrió la importancia fatal, para una decisión, de las causas racionalmente inaprensibles”, nos dice Milan Kundera de Tólstoi; y es imposible refutarlo. En Guerra y paz, y sobre todo en esta nueva versión, las acciones humanas generadas por personajes que adquieren personalidad no solo propia sino paradigmática, son los elementos centrales de un discurso literario que constituye el punto culminante de la mimesis narrativa (en su modalidad de “captación de la vida real”), y a la vez la mejor muestra de que la fidelidad a la propia concepción de la escritura, antes que el seguir los dictados de la moda o de la vanguardia irreflexiva, es el camino más seguro y auténtico para dejar una obra que perdure.

(Portada de la edición de Mondadori hoy en Lima)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.