25.8.06


Una novelita lumpen (2002). Roberto Bolaño

Aquí una lectura interesante sobre uno de los libros menos conocidos de Roberto Bolaño. Está escrita por Miriam Pino dentro de un ensayo publicado en www.letras.s5.com y titulado "La memoria cultural a través del relato negro". Disfruten de un ensayo sin tautologías ni retorcimientos.


"Ni crimen, ni pistas, ni detective. Así se conjuga lo que para quien escribe esta ponencia es una nueva versión de relato policial. Inscripto en la frontera de aquellos textos relatados por el criminal , a la manera de "yo maté a María Iribarne" (El túnel de Ernesto Sábato). La variable se traduce en el devenir interrumpido de una criminal que no fue. Se podría postular que Bolaño juega en el límite del género cuando la confesión de Bianca a comienzo del texto y desde una determinado lugar, mujer madre y casada, reconstruye a través de una escritura en primera persona la historia de Maciste y su relación amorosa "por encargo", primero, y luego la pasión deja paso a una relación de a dos este antiguo actor que en el cine hacía las veces de héroe hercúleo. El texto fue elaborado por encargo desde la editorial Mondadori y Bolaño ambienta la historia en Roma a través de la historia de los jóvenes que quedan huérfanos y tienen que arreglárselas para sobrevivir en la Italia fin de siglo. Según la bibliografía consultada (Espinosa, Carneiro, entre otras) ubican a Una novelita lumpen como una reescritura del peplun danunziano y fellinesco o bien como una novela de espacio.

Por mi parte, prefiero ubicar a UNL como ese resabio del género negro que se juega en el cruce no ya de una representación ficcional de la memoria "política", como Díaz Eterovic, sino que el significante se desplaza hacia el corazón mismo del problema de los géneros literarios. No hay en UNL una fórmula para cumplir o seguir sino una deconstrucción fuerte de la misma, una nueva manera de reescribir el género en la infinitud de la producción de Bolaño donde observamos la novela negra repartirse en fintas a lo largo de toda su obra.¿Qué conserva UNL de la novela negra? La presencia de la prostituta y el delito por encargo junto con la motivación social porque el texto es una muestra clara del fin de siglo europeo. Incluso no es descabellado pensar en la representación ficcional de las minorías; es así que el título es elocuente de este último aspecto. En este sentido, me interesa rescatar a la novela en cuestión como la manifestación de una semiosfera que evidencia su semiosis a partir de una dimensión capital de la misma, es decir, la presencia de la frontera.

En la novela este aspecto impacta en varias dimensiones:-Desde el punto de vista de las condiciones de producción: Bolaño y la problemática del canon literario que implica la lábil relación entre centro y margen. Esta dimensión puede ser claramente analizable en el itinerario de Roberto Bolaño desde los ochenta en adelante.-En la relación del autor con el género negro que implica no sólo hacer un uso particular sino también tocante a la marginalidad de la novela negra y su paulatino desplazamiento hacia el canon académico, la labor de las editoriales como mediadores de este desplazamiento (importancia, por ejemplo, de la editorial Anagrama). En 1998 Los detectives salvajes obtiene el premio Rómulo Gallegos, lo cual implica ya la consagración definitiva no sólo del autor sino del género.-A nivel de mundo representado: Confiesa Bianca "Ahora soy una madre y una mujer casada pero no hace mucho fui una delincuente" (UNL: 13). El presente ahorístico de Bianca muestra cómo el autor casi risueñamente juega con las convenciones estáticas del género. En primer lugar Bianca de prostituta se convierte en madre y mujer casada como si el estatuto de la reproduccón femenina se jugara en los límites de la institución familiar. He aquí un primer pasaje y una primera frontera que va del margen al centro. Cuánto más risueño resulta pensar en el pasaje de margen-delicuente a mujer casada como si la institución casamiento excluyera la posibilidad de vulnerar la ley.

Por lo demás, se podría conjeturar que la historia narrada desde el punto de vista de la ex delincuente trae a la memoria un nudo semiótico de particular importancia como es la presencia en el género de la ciudad-prostituta sin voz. Recordemos que en la mayoría de los casos la voz de la prostituta es traída a los relatos negros a través de la mediación del detective. En nuestra novela se canaliza otro desliz boloñesco porque la mujer ocupa el centro del relato, es narradora protagonista de la historia y su relación con Maciste adquiere peso en la medida que el personaje está presente para mostrar la vulnerabilidad de las fórmulas.

Otro aspecto importante es la presencia del robo o delito por parte de la mujer y su círculo masculino (hermano y amigos del hermano). El dinero que sí tiene una motivación social en tanto que no sólo lo necesitan para vivir sino también es un medio para desplazarse hacia otro lugar desde el lugar marginal. Así, el móvil económico se complejiza porque los amigos son ciudadanos de segunda (uno es libio y el otro boloñés o "marroquí", como confiesa Bianca) sino también porque la mujer se convierte al mismo tiempo en detective y delincuente, en busca de las pistas que den con el tesoro preciado. La parodia de la novela negra radica en subvertir la fórmula que alcanza su climax cuando Bianca cree enamorarse de Maciste e interrumpir el plan del robo y expulsa a sus amigos de la casa paterna. Así concluye una historia que no sucedió, el lector está frente a la reconstrucción de un plan trunco en la historia narrada pero también del plan escritural del la novela negra.

De este modo si pensemos como Iuri Lotman que la semiosfera, en este caso un fragmento de ella como es el texto-novela negra- tiene una profundidad diacrónica puesto que está compuesta de memoria y sin esta memoria no puede funcionar, es posible considerar a UNL como una actualización del género y sobre todo un ejemplo del carácter pancrónico y sinusoidal en la medida que el pasado es actualizado en un complejo juego de lo pretérito, de lo que fue y lo que es. En esta dirección, estas dimensiones de la memoria colectiva, dentro de la cual se encuentra los avatares del género y más específicamente del texto de Bolaño, es interesante poder articularlo con la invariante del texto tutor y las modificaciones que pueden llegar a realizarse. Nuestro autor horada los elementos del género para mostrar la noia fin de siglo, en donde todo se desvanece en el aire en una cultura de video, la tv y las revistas pero por sobre todos estos aspectos también se desvanece las figuras heroicas como Maciste, ciego, viejo e inservible.

Conclusión

Lo que fue y lo que es, lo que fue Bianca y lo es Bianca, es medular para entender las políticas de representación del género: sin delito, sin detective, sin dinero, todo en el texto de Bolaño deviene en pasaje…a qué?…no lo sabemos. Dos fraseos del relato negro, dos formas de "hacer memoria", desde Chile y desde Roma, la representación de la memoria arroja toda retórica del género por la borda o mejor dicho los textos muestran cómo el género dimensiona al memorizar y al "hacer memoria" hasta consigo mismo los límites tan lábiles entre literatura y lo real, entre el pasado y el presente."

(Portada del libro en Mondadori)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.