4.9.06


Aldo Busi, la metaliteratura y La Familia

Este largo título, excepción a los parámetros de Luz de limbo, tiene justificación por lo que voy a contar enseguida. Iba en un taxi camino al centro de Lima, donde me habían avisado que se ha inaugurado una librería de viejo de la cadena de librerías La Familia, terminando de leer, por fin, las últimas páginas de Doctor Pasavento, de Vila-Matas.

Llegué al sitio, y entre tantos libros en venta a precios de remate, mi vista se detuvo en un extraño título: Sodomías en cuerpo 11, de una editorial que ha dejado de venir al Perú, Península. Recordé que Oscar Malca me había recomendado algunos títulos de la colección de narrativa de dicha editorial (tienen, por ejemplo, Mefisto, de John Banville).

Así que compré sin apenas conocerlo, el libro de Aldo Busi con tan extraño título. Apenas hojearlo, me encuentro con este alegato furibundo contra la autoficción y la metaliteratura. Les copio algunos fragmentos:

"Un escritor que se narra en cuanto tal me produce escalofríos: ¨el escritor, ya en su ocaso, volvía como escritor a la ciudad natal que precisamente lo habá visto nacer como escritor...¨. Solo en los emporios de la cursilería literaria internacional pueden ocurrir desgracias semejantes".

"Todo el afán del escritor que precede a la escritura y la acompaña, no dene dejar huellas en la página que el escritor, a fin de cuentas, delibera. De un escritor (y de cualquier otro) no quiero sus afanes, quiero los resultados".

"En Handke y en Bernhard el contenido se contiene a sí mismo por sí y siempre de las misma forma y en cada nueva (sic) novela, lo cual me parece excesivo, como excesiva estimo la valoración crítica que se hace de ellos. Cuando se empela el mismo estilo de escritor para todos los libros, ya no cabe hablar de estilo: habría que decir que han cogido el tranquillo y que no pueden hacer otra cosa que copiarse a sí mismos hasta el infinito". (El sic es del autor)

Hoy el librito de Busi -¿alguien tiene La delfina bizantina?- ocupa un lugar privilegiado en mi mesa de noche, que por supuesto no admite autoayuda ni libritos para niños. Busi nació el 48 en Italia y el libro que compré en la librería de viejo, aunque no parezca por lo citado, es una exploración radical en la experiencia homosexual, salpicada de reflexiones lúcidas sobre escritura y vida. Muy recomendable.

(Aldo Busi desbarata las estrategias metaficcionales)

1 comentario:

  1. michael5.9.06

    donde queda esa libreria de viejo ?

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.