4.9.06


Guerra a la luz de las velas en Correo

Olga Rodríguez se deshace en elogios a Daniel Alarcón en su columna de hoy sobre Guerra a la luz de las velas (Alfaguara, 2006). Con lucidez afirma: “Hablar de promesas en la literatura es siempre peligroso y muchas veces perjudicial. Para los jóvenes narradores entrar en las camarillas establecidas de nuestro medio es andar en una cuerda floja expuesto a que se te peguen vanidades y a encarnar rencores ajenos. Ese no parece ser el caso de Alarcón, quien goza del privilegio de la distancia”.

¿Qué dice la reseñista sobre el texto en sí? Escuchen: “Los cuentos de Guerra a la luz de las velas son, me atrevo a decir que todos, bastante parejos. El lenguaje del autor es hábil y preciso, como que va dejando sentadas las cuestiones que trata y hace que la narración llegue a persuadir”. Y más adelante:

“Si leen el libro percibirán que los relatos se conectan, que dialogan y se interpelan. Es justamente ahí donde radica, a mi parecer, la casi proeza de Alarcón, ya que logra que como lectores y lectoras nos sintamos cuestionados, consigue que echemos un vistazo más certero, menos despistado y efectista sobre nosotras mismas, sobre la historia y acerca de algunos fenómenos terroríficos de este nuestro mundo globalizado”.

Aunque tardía, vale la opinión de una reseñista hasta donde sé independiente y de aguda mirada. ¿Alguien dijo que no había crítica de libros en la prensa peruana?

(Alarcón en Lima)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.