2.9.06


La fantasía como género literario

Surfeando en la red encuentro un artículo interesante de ABC sobre el género fantástico en Literatura. La nota se titula “Mayoría de edad en el reino de las hadas”, y está firmado por Miguel Ángel Barroso. Es increíble que a estas alturas todavía se siga hablando de "evasión" cuando se habla de este género.

“En el ensayo «Sobre el cuento de hadas» (1938), J. R. R. Tolkien expone su teoría sobre el género fantástico, del que se convirtió en uno de los máximos representantes en el siglo XX. El autor de «El Señor de los Anillos» afirma que la fantasía debe partir de la realidad, para que el lector se involucre en la narración y la asuma como verdadera. «Crear un mundo secundario en el que un sol verde resulte admisible, imponiendo una creencia secundaria, ha de requerir con toda certeza esfuerzo e intelecto, y ha de exigir una habilidad especial, algo así como la destreza élfica. Pocos se atreven con tareas tan arriesgadas. Pero cuando se intentan y alcanzan, nos encontramos ante un raro logro del Arte: auténtico arte narrativo, fabulación en su estadio primario y más puro».

A fe que el propio Tolkien consiguió alumbrar un mundo secundario «creíble», como demuestran no sólo algunos eslóganes de la cultura pop de los 60 («Frodo vive», «Gandalf para presidente»), sino el trato de familia que sus millones de fans dispensan hoy a los elfos, hobbits y orcos de la Tierra Media. «Para la mayoría de los críticos modernos, el mito es sinónimo de mentira o falsedad. En cambio, para Tolkien es la única manera de que ciertas verdades trascendentes puedan expresarse de un modo tangible». La frase es de Francisco Porrúa, fundador de Minotauro y legendario editor de las obras de Tolkien en castellano.

Laura Gallego, una de las autoras españolas de literatura fantástica de mayor proyección, puede presumir del mismo logro. «Sus lectores están convencidos de que el mundo de Idhún existe, y hasta le preguntan a Laura por la ropa interior de las hadas», comenta Elsa Aguiar, responsable de literatura infantil y juvenil de SM. «Se enganchan de tal forma a los personajes, que los perciben como reales. Sin duda este fenómeno responde a la necesidad de buscar mundos alternativos al nuestro, pero no como simple escapismo».

La Tierra Media, Narnia o Idhún son los sitios de nuestro recreo, con otras reglas, rostros y paisajes. En su página web (www.lauragallego.com), esta joven escritora mantiene un contacto continuo con sus admiradores, ávidos de información y también llenos de inspiradoras propuestas. Qué no hubieran dado los «tolkianos» por poder intercambiar puntos de vista con el viejo profesor de Oxford y preguntarle, por ejemplo, si los balrogs tienen alas.

Eran otros tiempos, y Tolkien y su compadre C. S. Lewis, creador de Las crónicas de Narnia, tenían que lidiar con la incomprensión de los críticos más puristas (¿o cerriles?), que veían el género fantástico como algo muy menor. «Tolkien... Es algo para niños, ¿no? O para adultos retrasados. Eso demuestra la estupidez de enseñar a la gente a leer», afirmó el escritor Howard Jacobson. Pero también hubo reacciones positivas. Para el crítico literario Patrick Curry, «Tolkien habló de los temores de finales del siglo XX, y ofreció esperanza.

¿Quién vive en un mundo de fantasía? Los críticos de Tolkien, no sus lectores, han perdido el contacto con la realidad». El Señor de los Anillos fue votado como el más importante del siglo XX en una encuesta realizada por la BBC y la cadena de librerías Waterstone a 25.000 personas del Reino Unido. En España, el suplemento cultural de ABC realizó un sondeo parecido. Hubo 9.320 encuestados y la obra de Tolkien obtuvo la séptima posición.

«La literatura fantástica llegó a su mayoría de edad hace mucho tiempo. El que algunos críticos lo quieran reconocer o no, es otra cuestión», señala Laura Gallego. Rafael Ábalos, autor de uno de los éxitos de la temporada, «Grimpow» (Montena), cree que «hay una necesidad de desprenderse del realismo absoluto, de abrir fronteras y explorar lo mágico. Hay quien piensa que es un camino sencillo, pero plantea grandes dificultades narrativas».

Las estanterías de las librerías rebosan de títulos que nos acercan a reinos que no son de este mundo, en clara competencia con la novela histórica y la esotérica-conspirativa (que explota el filón abierto por El Código Da Vinci, de Dan Brown). El cine y los videojuegos están prestos a hincar el diente en cualquier historia que les reporte beneficios, al tiempo que ofrecen un factor multiplicador a la fuente, los libros. «Pero el género trasciende la moda. Ha demostrado que puede ofrecer alta literatura», asegura convencida Marta Vilagut, editora de Destino Infantil y Juvenil.

El cine crea nuevos adeptos y los conduce a la literatura, que fue primero y, en el 99 por 100 de los casos, fue mejor. Los expertos no se cansan de recordarlo. Marta Vilagut, de Destino, cree que «el éxito editorial de Las crónicas de Narnia fue anterior a la película, quizás porque llegó en un momento ideal, con el género consolidado. Es un clásico injustamente olvidado en España —hubo un intento editorial a finales de la década de 1980 que no cuajó—. J. K. Rowling se ha declarado deudora de esta heptalogía».

«C. S. Lewis es más aleccionador, más alegórico que Tolkien, pero tiene esa misma originalidad, esa idea maravillosa que de pronto te captura en una página y, horas más tarde, te devuelve al mundo real con una sonrisa de satisfacción», explica Leandro, de elfenomeno.com.

(Tokien se preguntaba: ¿quién teme más a la evasión que los carceleros?)

1 comentario:

  1. Anónimo2.9.06

    Hay una obra de fantasía a la venta en Lima, "Jonathan Strange y el Sr. Norrel" (http://ccyberdark.blogspot.com/2006/07/jonathan-strange-y-el-seor-norrell.html) que promete mucho, aunque su precio es algo caro (125 soles).
    De C.S. Lewis, aprovechando el reciente boom de sus "Crónicas de Narnia", se ha vuelto a reeditar la trilogía de Ransom.
    La editorial Minotauro, si bien fue fundada por Francisco Porrúa, ahora pertenece al Grupo Planeta, lo cual lamentáblemente no ha significado una mejor distribución de sus títulos en el Perú, salvo los de Tolkien.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.