1.10.06


Víctor Coral. Rito de Paso. Lima: Norma, 2006.

Aunque ya la novela está apunto de agotar su primera tirada, el narrador y crítico José Güich (mucho gusto) me hace llegar este texto sobre Rito de paso. Nunca es tarde si la intención es buena, como dicen.
Buen fin de semana...

José Güich Rodríguez

Reconocido por su trayectoria como poeta y periodista, Víctor Coral (Lima, 1968) incursiona en la narrativa con mano firme. Ubicada en la emergencia de otras formas de encarar las ficciones en la literatura peruana -junto a autores como Donayre, Page o Prochazka-, esta novela es un interesante quiebre a las variaciones sobre el tema de la urbe, que ahora cede el terreno a escrituras por fin libres de la impronta vargallosiana. En Rito de paso, la capital se erige en escenario protagónico, pero desde los postulados de la llamada novela de anticipación, con sutiles elementos de la ciencia ficción clásica.

La acción se ubica en una Lima a varios siglos en el futuro. Para esa época, la ciudad se ha extendido hasta Cañete, y forma un conglomerado inabarcable, caótico. Tres personajes -Divinne, Aníbal y César- establecen, en esta atmósfera de desencantos y hedonismo, vínculos signados por el temor a fuerzas de opresión -representadas por una entidad a la que simplemente se le llama el Complejo-, así como por latentes ansias de liberación frente a un sistema que anula lo individual, transformando a los sujetos en máquinas de trabajo. Será Divinne, finalmente, quien encarnará esas aspiraciones de ruptura; ella intentará quebrar las ataduras impuestas por la organización.

Mérito de Coral, entre otros, es haber diseñado con eficacia un verosímil ambiente futurista sin insistir demasiado en los detalles tecnológicos. Deudora solvente de Un mundo feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell, Rito de paso abre una veta en la narrativa peruana actual, y consolida a su autor como uno de los impulsores de bienvenidos aires creativos.


(Me. ¿So?)

9 comentarios:

  1. Romina1.10.06

    Felicitaciones, Víctor. No sabes cuántos escritores jóvenes desearían una reseña tan elogiosa como la que te hace Pepe Güich, quien ha demostrado su maestría en el género fantástico con El mascarón de proa. Feclitaciones!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2.10.06

    Todavía se consiguen ejemplares en Metro y Wong por si acaso. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2.10.06

    oye, eres conchudo, cómo te pones tú mismo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2.10.06

    Tengo que reconocer que me dejaste frío con esto.

    El Crítico de la blogósfera

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2.10.06

    ¿Si ciertos sectores pactan para silenciarte, debes seguirles la corriente y callar tu también?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2.10.06

    Bien contestado.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2.10.06

    Ese "mucho gusto" es ambiguo. Es por qué no lo conoces personalmente o porque crees que no es conocido en el medio Pepe Guich?

    Juan Miguel Lopez

    ResponderEliminar
  8. Obviamente porque no lo conozco personalmente. Su obra la he leído con gusto.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.