17.10.06


Cierra legendario pub neoyorkino

Tal vez el rock nunca muera, pero los locales de rock clásicos sí que lo hacen. Esto acaba de pasar con uno de los refugios underground más concurridos de Manhattan, Nueva York, el CBGB, que ayer hizo su último concierto.

Entre sus muros se hicieron famosos cantantes de la talla de Patti Smith, Lou Reed y Tom Waits, y grupos como Blondie y Talking Heads. El dueño del legendario local, Hilly Kristal, eligió una muerte decorosa y cerró a los 32 años de funcionamiento, antes de terminar su proceso de decadencia frente a los nuevos locales, snobs, de su entorno.

El club debía su nombre a las iniciales de las siguientes palabras, esenciales para Kristal: «Country Blue Grass & Blues». Según Lou Reed, entrevistado poco antes del cierre:

«El CBGB cambió el rostro del rock en Nueva York y le dio a incontables bandas la oportunidad que nunca hubieran tenido de no haber sido vistas en el palacio del punk». Se le extrañará dolorosamente si de verdad pasa al éter de la memoria».

Y pasó. El cierre se debió, en términos financieros, a una renovación abusiva de contrato, que pretendía elevar la renta mensual por el local de 19.000 a 57.000 dólares. Además de exigir pagos atrasados. Kristel, sin embargo, pretende reabrir en Las Vegas, y para ello se llevará literalmente todo:

«Me voy a llevar hasta los urinarios; después de todo, aquí ha meado Joey Ramone». «Y lo que no pueda usar lo voy a subastar en e-Bay, porque si no lo hago yo lo hará otro», explica con mucho sentido común.

(Frontis del recordado local)

1 comentario:

  1. Me hubiera gustado dejar mi firma en ese baño, no lo duden.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.