6.10.06


Denisse Vega Farfán en Letras S5

Hace un tiempo lo dije: estamos frente a una poeta de verdad. Y se alzaron luego voces -anónimas como siempre- que se oponían a destacar a esta poeta trujillana que vive en Chimbote.
El ex Noble Caterva Leoncio Luque le hace una entrevista para esta excelente página chilena y deslumbra Farfán con su estatura de poeta (más allá de los textos, que siempre podrán mejorarse). Unas preguntas.

¿La creación poética, es un oficio como cualquier otro, o es distinto?

No, claro que no es un oficio como cualquier otro. Tal vez podamos encontrar ejes, puntos similares como la disciplina, la continuidad, la perseverancia. La poesía requiere de una sensibilidad que no cualquiera tiene la aptitud de desarrollarla, es decir, ciñéndonos al aspecto de la escrituralidad. Ya que también soy de la idea de que hay gente que no escribe y sin embargo con sus actos hace poesía; porque poesía no es solamente lo que leemos en los libros.

Recuerdo que en alguna ocasión oí al poeta Marco Martos decir en alguna conferencia, que el poeta es un hombre poseído por el espíritu de la lengua; pensamiento con el cual estoy completamente de acuerdo. La creación poética traspasa el filtro de lo mundano y desemboca en lo abisal, toca el limen de lo verdadero. Existen unos versos del poeta Roberto Juarroz, que recuerdo haber leído en múltiples ocasiones antes de escribir un poema: "no se trata de hablar/ ni tampoco de callar: / se trata de abrir algo/ entre la palabra y el silencio"; hermoso ¿no?; y esa no es una tarea como cualquier otra.

¿Cómo ves las relaciones entre el poeta y el mundo?

El poeta necesita del mundo, motor de su inspiración, oxígeno de sus escritos; pero considero que ahora más que nunca el mundo necesita del poeta, y no sólo de él, de todo lo que tenga que ver con el arte, frente a nuestra patente involución humana. Poeta como ejemplo de humanidad, de sensibilidad, de despierta conexión con el universo. "Todavía el hombre es más mono que ningún mono", fíjate esto lo dijo Nietzsche hace más de un siglo en Así habló Zaratustra, y dime tú ahora si esto ya en pleno 2006 ha variado. Por otro lado, creo que no nos caería mal otro Allen Ginsberg en estos tiempos de precariedad pacífica.

Yo estoy de acuerdo con lo último, se necesita varios aullidos ¿Crees en el poeta como ser elegido que tiene capacidad de predicción?

Creo que ese presupuesto ya perdió legitimidad hace mucho, es decir, en cuanto a lo de "ser elegido" equiparándolo a la "divinidad", para ser más clara. Yo no sé si la poesía elige, pero creo que tampoco uno la busca, de pronto la sientes. Son cosas a las que difícilmente le encuentras explicación, y justamente su hermosura radica en ello, porque no se explican, sólo fluyen. En mi caso fue así. Ahora, pienso que no necesariamente un poeta para considerársele como tal tenga que predecir, basta con que nos sacuda con su mundo, que nos muestre una realidad que nos remueva el piso. Pero si predice, wow! en buena hora. Aunque predecir algo a estas alturas en un mundo que se ha vuelto tan predecible, hum…sería anómalo. Pero lo que sí pienso es que el poeta siempre tiene que revelarnos algo.

Cuándo escribes tus poemas ¿los trabajas mucho o, por el contrario los dejas así, tal como salen en su primera versión?

Antes emulaba a Mozart, el cual no corregía ninguna partitura, claro eso era antes cuando la poesía no tocaba mis puertas interiores tan fuerte e insistentemente como las toca ahora. En ese entonces corregir un par de palabras para mí ya era demasiado. Creo que eso nos ha sucedido a muchos cuando empezamos a escribir. Cuando escribo trato de perfilar lo mejor que puedo lo que en esos instantes siento, algo así como si les intentara tomar una fotografía a mis emociones.

Me preocupa mucho que el poema exprese la fuerza loca o sutil que quiera darle. Siempre me preocupa la cadencia, los acompasados golpes de los versos. Es por ello que luego de escribir un poema lo leo varias veces en voz alta para detectar una palabra coja o una mala disposición. Si hay que corregir hay que hacerlo, pero si no, entonces dejo que el poema empiece a respirar, a caminar, a vivir tranquilo. Normalmente esto último me sucede con los poemas cortísimos. Tampoco soy tan maniática de estar enmendando un poema, pues pienso que así corro el riesgo de desnaturalizarlo, de desgastar la materia con el que fue concebido.

En la poesía siempre están presentes los grandes temas universales, como el amor, la muerte, que no son necesariamente una experiencia. ¿Por qué en tus poemas hablas de la soledad? ¿Por qué este tema en especial?

Me agrada la escisión que haces al decir que estos temas no son necesariamente una experiencia. La soledad es un tema que desde siempre me ha jalado, me ha circundado, la soledad desde casi todas sus aristas, como luz y como sombra. La soledad como luz, o lo que Krishnamurti quería dar a entender cuando decía que "hay una soledad que no es este sentimiento de soledad", y converge en una bendición. Y la otra, la soledad como sombra, aquella que a veces va tras de mí o de los personajes de mis poemas con una hacha roja.

La soledad es un bosque inmensurable donde puedes toparte con lobos y gacelas. Hay que aprender a andar por él, y eso no nos enseña nadie más que el vivir, y no lo sabe nadie mejor que la poesía en mi caso. Lo que sucede es que ahora he prolongado mi temática poética en este último tipo de soledad, quizá, entre otros motivos, lo que leo también me influye. Nietzsche decía algo así como que hay que llevar dentro de sí un caos, para poder engendrar una estrella rodante. Además en la creación poética tenemos etapas en las cuales nos aferramos a un tema en especial, por diversos motivos. Por ahora me siento súper cómoda hablando de ello, lo cual no significa que ese sea mi único tema.

Ahora, lo que sí es innegable es que hoy más que nunca el hombre es un ser solitario que transita entre una multitud de soledades, es lo que sintió Baudelaire por ejemplo cuando afirmo "Multitud, soledad, términos semejantes". El uso social nos vende la imagen de independencia, cuando ello es afirmar que no se necesita del otro, porque "independencia" es divergente de "libertad". La "independencia" genera una mentalidad de autonomía total, casi divina, el hombre es su propio Dios. Anulado el otro entonces, el hombre se convierte cada vez más en un individuo alejado, narcisista, lo que acarrea el detrimento de valores como la misericordia y la solidaridad, la fractura de la verdadera comunicación. Pasamos de ser un emisor con un receptor, a un par de monólogos, cada cual apuntando por su lado.

Es innegable que necesitamos de "el otro" por innumerables razones, pero cada vez nos empeñamos en evadirlo más. En este siglo la tecnología ha redoblado fuerzas creando un sin fin de aparatos para comunicarnos más, y sin embargo no sabemos hacerlo, qué tal paradoja. Qué feo ¿no?, yo no quiero ser parte de ello, yo intento escapar de ello, o encararlo sanamente aunque sea con el arte. Por otro lado, amo la soledad, vivo enamorada de ella, la soledad me ha permitido hacer un montón de cosas, escribir poesía por ejemplo, pintar, viajar o estudiar bastante. Mi soledad en ese aspecto es sagrada.

¿Por qué y para qué escribes?

Escribo porque me hace experimentar una libertad más allá de la libertad misma, me encuentro, me esfumo, reconcilio lo claroscuro, todo lo puedo, todo lo destruyo o reconstruyo con las palabras, puedo pisar las nubes y la tierra a la misma vez. Escribo porque existen zonas que sólo se descubren escribiendo, porque así lucho contra la marginalidad humana. Y escribo para vivir, sin poesía no vivo, 'vivo' en el verdadero sentido de la palabra, sería un ser doblemente vacío, sin rumbo. La poesía es como si fuera mi sangre, mi templo eterno.

¿Cuáles son tus preocupaciones políticas e ideológicas?

La exangüe inversión educativa, esa ha sido desde siempre mi preocupación. La educación es fundamental para el desarrollo de un pueblo, tanto intelectual como espiritualmente. La educación, es decir, "la buena educación" es un arma de defensa, a la cual considero, todos sin distinción debemos de acceder. No es extravagante encontrar a gente que no entiende lo que lee. La educación es base, en cuanto menos ignorante es un pueblo, menos podrá ser manipulado por los intereses económicos del Estado.

Esta es una realidad muy lamentable, somos un país que está en el último lugar en este aspecto, pasan los años y todo sigue inmutable. En cuanto a la cultura, siento que nos falta identificarnos más con lo nuestro para saber hacia dónde nos dirigimos como país. Y respecto a la literatura, el Estado debería participar con un auténtico compromiso, aunque pensándolo bien, por otro lado es mejor que no se meta con ella, porque si lo hace, la morderá.

(Poeta made in Perú)

5 comentarios:

  1. Anónimo7.10.06

    Excelente entrevista. Es verdaderamente raro encontrar una persona que al hablar de temas tan pesados lo haga tan naturalmente, sin caer en la pedantería. Transparencia es la palabra que describe el modo en que Denisse se expresa, porque sus ideas son claras, perfectamente hilvanadas, lo cual sorprende si uno considera que en las entrevistas, debido a la condición casi inmediata de las respuestas, abundan los accidentes, los lapsus, las zonas oscuras, sobre todo cuando la persona habla mucho sin tener nada qué decir. Me gustaría leer sus poemas y espero encontrar algunos en el Internet.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7.10.06

    Excelente!
    Me encanta Denisse Vega, muy lucida y llena de ternura. Lo sagrado de la soledad es una sensación compartida.
    Mil abrazos desde Madrid para Denisse.

    Luz

    ResponderEliminar
  3. Claro. Denisse elude bien la pedantería y el narcisismo que tanto daño hace no solo a creadores pero también a bloggers, pues no les deja ver sus ridiculeces y errores.

    Pueden visitar el blog de Denisse: www.matrizmusical.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7.10.06

    Felicitaciones Denisse, te mereces esto. Y es cierto lo que dice Coral: eres una poeta más allá de que, tal vez, no sea el momento de "canonizar" tus textos. Lo principal es tener el temple, el talento, luego, con el ejercicio, vienen poemas tan buenos o mejores que los que ya tienes escritos. Un beso!!!!!!


    Talía

    ResponderEliminar
  5. JUAN JOSÉ SOTO8.10.06

    Denisse Vega Farfán(Trujillo, 1986)es una radiante voz femenina que enriquece con sorprendente madurez el concierto poético de la poesía peruana.
    Definitivamente, una gran e inexcusable ausencia en el reciente encuentro de poetas jóvenes llevado a cabo en nuestro país.
    Felicitaciones Denisse y a seguir trabajando con fervor y permanente estado de deslumbramiento la poesía.Hay mucho camino por recorrer y mucho por hacer aún.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.