9.10.06


El "abuso del ingenio" en Andrés Neuman

El argentino Andrés Neuman quedó finalista del Premio Herralde hace siete años con Bariloche, un libro apenas cumplidor. Tenía a la juventud, 22 años, de su lado. Este joven de 29 años publicó varios libros más, algunos de ellos de poesía, y ahora acaba de lanzar Alumbramiento (Páginas de espuma, 2006), un volumen de cuentos.

La reseña que le hace el normalmente serio Miguel García-Posada afirma que estos cuentos son “la expresión de un escritor muy inteligente, dueño de una prosa flexible, rápida, más aún, centelleante, que demuestra la asimilación de la gran prosa latinoamericana del siglo XX, en esa línea de confluencias que marcan Onetti, Borges y Octavio Paz, por citar tres paradigmas”.

Y más adelante: “El libro dista de ser un volumen acumulativo, inorgánico. Despliega en amplias dosis el talento narrativo de Neuman. En este sentido el más espectacular de los cuentos es el que da título al volumen, que describe el parto de un hombre [sic] escrito en una brillante prosa que se instala en el registro del soliloquio y en buen lugar la fantasía de Neuman, aunque no es, creemos, el mejor relato del conjunto”.

Luego de un giro, el reseñista señala en Neuman un supuesto defecto, cito: “Neuman sabe abordar materias más trascendentes con acierto («El blue del año pasado»); por todo ello, y sin que eso implique concebir el discurso literario como un ritual fúnebre, creemos que existe cierto abuso del ingenio, herencia indudable de las vanguardias, como demostró hace años José Antonio Marina, que devalúa el recurso cuando de medio se convierte en fin”.

A este “abuso” García-Posadas llama “pensamiento débil” y señala que su inserción en la tradición literaria (¿española, hispanoamericana, universal?) es “uno de los fenómenos más nefastos de los últimos años”. Y enseguida esboza una sorprendente idea:

“Neuman posee capacidad suficiente para no dejarse llevar por esa miseria conceptual que acaba siendo reaccionaria. José Antonio Marina llevó a cabo en su Elogio y refutación del ingenio una perdurable reconstrucción del alcance del ingenio especialista en «travesuras».

El reseñista parece sugerir con su argumentación -ojalá me equivoque- que el abuso del ingenio -¿y qué comisario cultural determina quién “abusa” de su ingenio y cuáles son los límites entre el abuso y el uso legítimo- es reaccionario. Solo comentaré esto: una distinción ente fantasía e imaginación, a lo Ellemire Zolla, hubiera ayudado más. Pero como Zolla es autor proscrito por "conservador" por los marxistas...

(Neuman)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.