25.10.06


Fernando Ampuero en Perú 21

Me entero por el blog de mi amigo incondicional el narrador Max Palacios, de una entrevista que le hacen al autor del libro de narrativa más vendido actualmente -ya me datearon las ventas de la semana pasada-, Puta linda (Planeta, 2006). Max postea dos preguntas, así que yo pongo aquí el resto de la entrevista a Fernando.

De todo se quiere hacer una metáfora social. ¿Pasa esto con Puta linda?

No es algo que se da ex profeso. A mí me ocurre en una lectura posterior. Para cocinar la trama de un libro, tengo que creer en ella. Entonces, ubico al texto en un contexto histórico. A veces es un telón de fondo; otras, un fondo con mucha vida.
Noemí tiene una amoralidad y un optimismo a prueba de bombas, y se enriquece gracias a la corrupción gubernamental. Es una puta, no tiene problemas de conciencia y no piensa en el mal uso del poder. Está pensando en cómo ganar plata para hacerse un futuro. Entonces, no tengo un plan previo que diga: "Voy a usar esto como un vehículo simbólico para.". Esas cosas las descubro después.

Entonces, los referentes sociales y políticos se filtran solos en la historia.

Exactamente. Para escribir se puede investigar o vivir. Yo he vivido. No soy el escritor oficinista, sino el que celebra misa cuando está inspirado, el escritor que ejerce, modestamente, un sacerdocio de la literatura. Cuando encuentro mi personaje, me siento a la máquina y me saco el libro de dentro. Los libros que valen la pena, los que tienen un ritmo sostenido, son los que salen -'grrrrrrr'- de un solo tirón.

Ha dicho que fue feliz al escribirla.

Creo que en el humor inocente que trasunta el libro se refleja la felicidad del autor escribiéndolo.

En nuestro medio se considera sospechoso a un autor que se declara feliz.

Exactamente. La felicidad hay que entenderla como una mezcla de dolor y de placer, pues está llena de baches. Si uno vive feliz de una manera permanente, es un idiota. Más en este país, que no es un lugar para ser feliz, por sus desigualdades sociales, económicas, con su brutalidad y marginación.

¿Fernando Ampuero es escritor por vocación, por terquedad o por talento?

Lo del talento deben responderlo los lectores. Eso sí, la vocación es, para mí, indispensable e indudable. Noemí es una puta con vocación; por eso es maravillosa. Y, por su vocación, Luis Alberto resulta fresco, casi entrañable.

(Inolvidable puta linda: Elizabeth Shue en Leaving Las Vegas)

2 comentarios:

  1. Anónimo26.10.06

    Lo mejor de la entrevista es la primera pregunta de Max Palacios y la respuesta de Ampuero. Por pensar lo mismo he sido lapidado en otros blogs. En todo caso, espero que a partir de ahora se respete más al autor por su producción y no por cómo vive, cual es su compromiso o la cantidad de "metáforas sociales" que introduzca en su narrativa. Voy a comprar "Puta linda" y disfrutarla tranquilo.

    ResponderEliminar
  2. No lo dudo. Sobre todo porque la pregunta no la hace mi buen amigo Max Palacios sino un periodista de Peru 21. ¿Metáforas sociales? Mucho se trafica con eso.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.