6.10.06


La Primera Dama en El Universal

Como hemos revelado anteriormente, el escritor Alberto Chimal y un grupo extenso de escritores ha fundado un colectivo literario llamado La Primera Dama, que publica de cuando en cuando textos en el diario mexicano.

El de esta vez trata sobre lo fácil que resulta encontrarse con gente (culturosa) en el DF, algo que supongo sucede en todas las metrópolis de América Latina, como en Lima. Aquí no tienes más que ir a ciertos puntos, como El Oso, El Averno o algún Centro Cultural para encontrarte con tal editorzuelo, tal poeta en ciernes o el periodista cultural “poderoso”.

La columna de hoy, titulada “Nosotros y los otros”, tiene un simpático texto que simula el lenguaje de los siglos XVI-XVII para marcar el rasgo colonial de lo que refiere.

Cómo sobreuiuí entre infieles y quexosos, y de los grandes trabaxos que pasé entrellos

N.M.M.

Salíme de mi mesón una tarde con el cielo arrasado de aguas, é dirigíme a un palacio que los naturales dissen de Bellas Artes. Persistí en las adbersidades é pude entrarme al palacio, é pude uer los rritos desos naturales escribidores, que ponen una gran messa y dissen cosas de sus libros. De uno dellos, que a bien era el escribidor de un libro que los otros muxo festexauan, no se halla más que era natural de una cibdad lexana, é que a dessir de los otros que estaban a la messa grande poeta era, pese a estar aún en mocedad, é le dessían alagos como "promesa de la poesía nacional" é "duenyo de una uoz madura é poderosa", é otrás cosas que no bien pude entender, pues extranyas é confusas eran.

Al fin desos alagos muxos y cansados, el poeta dixo cosas de una gran extranyeça, pues furioso paressía de los alagos que le dessían, é tornaba sus oxos hacia atrás como si en Dios no creyese, é dessía maldissiones contra uno que dissen Fonca, pues él no había ressibido sus dineros, é que había en esse Fonca é en todo "El Medio" muxa desigualdad, é que hauía un manantial que latía, é que malo era porque era lugar de inxusticia é faboritismo, é que hauía "mafia", é otras cosas que no diré para no perturbar Su Ánima con infidelidad. A fé mía que aquestos naturales uiuen en gran tristeça de espíritu, porque muxo los alagan é sus oydores muxo los festexan, pero tienen siempre furia en los oxos é quexas en la cabeça.

É uinieron tres de los suyos con uestidos blancos é negros, é nos entregaron uino muxo y malo, é rodamos pronto en tierra de ebriedad. É aquí mis recuerdos tórnanse confussos, pues mayor daño facía el uino en mi cabeça, pero suficientes son para rrelacionar que los escribidores dessían de la crisis de la poessía, é de la muerte de uno que dissen El Autor, é de otras especies de gran extranyeça. A fé mía que aquestos naturales gustan de dessir palabras extranyas é confusas, para mayor impresión de sus oydores, é que son gente bárbara por el danyo del uino en sus bocas, pues entrellos pelean con muxa uiolença, a uesses por dinero poco, é también reuélanse duenyos de mentira, pues el jouen poeta confesóme que gustaba muxo del manantial que latía é que gustaría de estar en él, é que sentía enuidia muxa por essos que abreuaron de sus aguas.

Quise tornar al mesón por me descansar, mas los escribidores hiciéronme prometer, pensando que era yo uno dellos, que iba a facer una resenya del libro del moço poeta, que me entregó uno con su firma y unas letras de su punyo que no logro leer, ni menos entender. En uez deso, y dando muchas gracias a Dios, escribo aquesta rrelación, goçoso porque paresse que Su Majestad poco considera a aquestos que muxo se quexan é poco aportan a la gloria de Su Ánima, que la paz de Nuestro Senyor sea siempre con ella.

(Chimal, narrador)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.