29.10.06


Marcel Velásquez y una lectura sobre la novela peruana del siglo veinte

En su cuarta entrega sobre los orígenes de la novela peruana, publicada en El Dominical de El Comercio, el crítico Marcel Velásquez (El revés del marfil, 2002) examina los tres grandes proyectos narrativos del siglo veinte: Ciro Alegría, José María Arguedas y Mario Vargas Llosa.

Para Velásquez El mundo es ancho y ajeno es la novela más importante de Alegría, “no solo por la complejidad de la estructura textual, sino por la notable capacidad de simbolizar en clave universal el conflicto local entre la comunidad andina y el terrateniente coludido con las autoridades estatales. Benito Castro, "el hombre que había traído los caminos del mundo enredados en las pupilas", es un personaje inolvidable: su gesta heroica y su trágico final formalizan los sueños de una generación andina que buscó la modernidad y la inclusión infructuosamente”.

Arguedas, sin embargo, es para Velásquez el novelista más significativo del siglo veinte peruano: “la figura de Arguedas ha sido iconizada, pero sus novelas son fascinantes máquinas de semiosis que no pierden la capacidad de fluir, interpelar nuestro presente y simbolizar el futuro. A diferencia de los novelistas inscritos en el horizonte moderno y que se vuelven cada día más arcaicos, la obra de Arguedas enfrenta y formaliza la médula de la heterogeneidad y la diferencia cultural: las fantasías de la nación, la dialéctica del centro/margen, el poder de las lenguas híbridas, las traducciones fallidas, el resto irreductible que no puede ser representado por el lenguaje”.

Finalmente, MVLL encarna para el crítico al novelista más dotado de todos, y hace énfasis en su capacidad de asimilar las técnicas narrativas modernas. “El proyecto novelístico del laureado escritor es harto coherente y sin lugar a dudas una de las mayores aventuras estéticas de nuestra literatura, pero discurre exclusivamente por los cauces y problemas de la modernidad occidental, la verdad de sus mentiras se hace cada vez más desvaída porque pertenece a un mundo de oposiciones cartesianas, de sujetos libres y racionales en una sociedad con reglas abstractas y universales que busca la homogeneidad formal y ese proyecto moderno está perdiendo importancia en los tiempos contemporáneos. Por todo ello, Vargas Llosa es el mejor novelista del siglo XX, pero Arguedas sigue siendo el más significativo para nuestra cultura”.

(Arguedas: ¿un proyecto más moderno que el de MVLL?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.