22.10.06


Montalbetti sobre Chomsky en El Dominical

Con la seguridad de haber trabajado con él durante años, el poeta y lingüista Mario Montalbetti (Fin desierto, 1997) publica un revelador artículo sobre quién es realmente este aparente francotirador y radical defensor de la libertad humana.

Montalbetti aborda al Chomsky observador del lenguaje señalando sus ideas fundamentales: “Chomsky distingue entonces la facultad de lenguaje en sentido estricto (la facultad autónoma en el sentido antes señalado) de la facultad del lenguaje en sentido lato (con las concesiones anotadas).

Definir, estudiar, examinar una y otra constituye el centro del programa chomskyano. Me limito, en todo caso, a lo que el propio Chomsky llama "ideas directrices" (leading ideas) y dejo de lado las profusas y ampliamente aceptadas técnicas de análisis con las que viene su programa y con las que la lingüística tiene una deuda importante”.

Pero también le interesa develar al Chomsky político –ojo que esta división puede no ser pertinente: “Uno podría preguntar entonces ¿en qué cree Chomsky políticamente? ¿Es un anarquista, un radical, un izquierdista, un anarco-sindicalista, un...? Chomsky es un sujeto moderno en el sentido cartesiano del término.

Chomsky cree en la razón, cree que la responsabilidad de los intelectuales -pero por extensión de todo ser humano- es "hablar de la verdad y revelar mentiras". Y esto no es algo que se hace una vez sino algo que persiste cotidianamente.

La radicalidad del gesto chomksyano, su insoportable honestidad, radica exactamente en esto. Es cierto, se ha vuelto posmodernamente de moda relativizar la verdad hasta el punto de hacerla un mero tropo literario. Y, sin embargo, la mentira sobrevive. "Revelar mentiras" (olvídense, si desean, de la verdad) sigue siendo indispensable, éticamente indispensable”.

El párrafo con que cierra su artículo el autor de Llantos Elíseos es imperdible (cito textualmente, por si acaso): “A diferencia de los "intelectuales" cuya misión en la vida parece ser aguardar el Nobel, el problema de Chomsky es cómo es posible resguardar la seriedad del conocimiento en ciertas áreas (Platón) y revertir nuestra más terrible ignorancia en otras (Orwell).
Aquí seriedad parece ser el sustantivo que falta. Y seriedad, el único sustantivo que la llena”.

(El poeta)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.