9.10.06


Philip Roth sobre escritores políticos

Se ha sugerido por ahí que el ser una figura política debería ponernos en guardia sobre la calidad literaria de un escritor. Philip Roth, voceado al Nobel de este año, en un libro (Shop Talk... 2001) recomendable para escritores y críticos jóvenes -los mayores ya están bien o mal formados-, responde indirectamente a este razonamiento en un diálogo con el checo Iván Klíma.

"Los escritores oficiales u oficializados, son una especie de misterio para mí. ¿Eran todos escritores oportunistas? (...) Corrígeme si me equivoco. Y luego dime: ¿existía la posibilidad de ser un buen escritor respetando las normas oficiales? ¿O, como consecuencia de esta aceptación, todo lo que se escribía resultaba debilitado y puesto en entredicho?".

Por supuesto que estas preguntas tienen el contexto de la dictadura en Checoslovaquia en los años sesenta y setenta. Pero pueden muy bien ampliarse. ¿El hecho de que los señorones de la Academia Sueca empiecen a fijarse en la obra de un autor recién cuando este es perseguido por el gobierno de su país, es decir, cuando es una figura política, convierte a su obra en discutible? Creo que cualquier persona sensata contestaría que no.

Puede haber buenos y malos escritores entre ciudadanos adictos a un régimen, entre los contestatarios, entre los indiferentes y aún entre los "místicos" o los anarquistas. Nunca la posición política de una persona ni su grado de figuración ídem han determinado la calidad de su obra literaria. Han determinado, sí, el hecho de que se le otorgue tal o cual premio. Pero como se ha reconocido, solo los fetichistas (y los envidiosos) pueden darle tanta importancia a un premio literario, sea este el Nobel o el "temible" Alfaguara.

La Academia Sueca premió al conservador diplomático francés Saint-John Perse, y nadie puede discutir la calidad literaria de su poesía. Premio también al monárquico y católico ortodoxo T. S. Eliot, y la influencia de su verbo poderoso se deja sentir hasta ahora entre los poetas contraculturales de toda Latinoamérica.

(Además, y por otro lado, ¿dónde están los premios y posiciones políticas en pro o en contra de cualquier régimen, de Eguren, Martín Adán, Ribeyro, Bellatin y tantos más?)

(Roth: menos admiración y más atención a lo que dice.)

6 comentarios:

  1. Anónimo10.10.06

    Los suecos también premiaron a escritores disidentes, perseguidos y de izquierda, como Pasternak, Brodsky y Neruda. Entonces como que no hay mucho de qué quejarso no?

    Talía

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10.10.06

    Señor Coral, Iván Thays en su blog lanza una lista de escritores "no premiados", donde se leen "nombres como el de Tolstoi, Chejov, Joyce, Pound, Proust, Kafka, Nabokov, Borges, Rulfo, Onetti (y mi querido Gesualdo Bufalino, desde luego)".
    Esta misma lista la reproduce el señor Faverón de Puente Aéreo.
    Yo no sé quién será Bufalino y no sé si cuando Tólstoy murió existía ya el premio Nobel. Pero creo que si alguien falta en esa lista es CÉSAR VALLEJO!!!!!

    Chuquitaype

    ResponderEliminar
  3. Si nos ateniéramos a la supuesta importancia que tiene la crítica en el Perú, tendríamos que a Vallejo lo ningunearon cuando vivía, cuando murió, y décadas después de muerto lo siguen ninguneando.
    Pero no te preocupes,
    "Chuquitaype", que hay escritores y críticos como Harold Bloom y José Saramago, para poner solo a dos, que tienen al autor de Trilce en primera fila.
    De todo hay en la viña del Señor...

    ResponderEliminar
  4. Hace unos días, en mi blog, comenté que, lamentablemente, el Premio Nobel se ha vuelto, ya desde hace mucho, una recompensa política y no un premio a la calidad literaria.

    Cualquier persona de inteligencia promedio entiende esa afirmación rápidamente.

    Víctor Coral no la capta.

    Y como no la capta, entiende otra cosa: para él, yo he dicho que si un escritor es una figura política entonces debemos sospechar de sus cualidades de escritor.

    Si el malentendido ocurriera en la cabeza de cualquier otra persona, me parecería mala voluntad. Como ocurre en la cabeza de Coral, imagino que es sincera falta de entendimiento. Y por eso escribo, para rectificarlo.

    Y para decir que me divierte cómo, corto de argumentos para defender sus ideas, en esos duelos en que se enfrenta con sombras que él mismo inventa, Coral recurre no a su propio razonamiento sino a citas de otros. En este caso, Philip Roth.

    El problema es que lo que dice Roth no tiene nada que ver en absoluto con lo que yo había dicho.

    Es más, Roth mismo, pese a ser el extraordinario escritor que es, ha sido visiblemente despreciado por la Academia Sueca desde hace años por sus posturas políticas, muchas de las cuales pueden resultar reaccionarias en diversos aspectos (allí está su célebre afirmación de que no existe la literatura negra norteamericana).

    Si el Nobel se diera por méritos literarios, sería difícil entender esa descalificación, que ojalá sea corregida algún día. Como el Nobel se da cada vez más en función de simpatías políticas, Roth, políticamente antipático, sigue en el desprecio.

    Más claro que el agua.

    (Por cierto, ¿a qué se debe esa tendencia de Coral a referirse a mí sin decir mi nombre? ¿Acaso, debido a su costumbre de los anónimos, se siente más cómodo dejando en el anonimato también a sus referentes?).

    Una cosa más, ya que estoy escribiendo esto: T. S. Eliot no era un "católico ortodoxo" como dice Coral en este post, con su habitual precisión. Eliot era de una familia de la Iglesia Unitaria norteamericana (de la que su abuelo fue ministro) y su conversión, que es famosa para los amantes de la poesía, fue al anglicanismo. No podía ser de otra forma en alguien que expuso su adhesión a la monarquía inglesa.

    Saludos,
    Gustavo Faverón Patriau

    PD. Copio a continuación mi post original para que los lectores de Coral observen exactamente cuán mal lee el blogger:

    CON USTEDES, EL PREMIO NOBEL

    Es sumamente posible, al parecer, que el Nobel de este año vaya a las manos de Orhan Pamuk.

    También es bastante posible que los miembros de la Academia Sueca no hayan leído ni media página de Pamuk hasta que, meses atrás, el escritor turco se viera víctima de una injusticia promovida por el gobierno de su país.

    Si este año ese premio va a dar a las manos de Orhan Pamuk, habría que tirar la toalla y perder ese nosequé fetichista que nos hace prestarle atención, todavía, a los viejitos de Estocolmo.

    O acaso deberíamos proponer a la Academia Sueca que cambie el nombre del premio y empiece a llamarlo Premio Nobel para Figuras Políticas, y que reduzca el asunto de la literatura a un requisito menor, acaso secundario: "se preferirá a los candidatos que, sabiendo leer y escribir, hayan dejado pruebas de ello en documentos impresos".

    Por supuesto, si ganan Philip Roth o Mario Vargas Llosa, les extiendo mi insignificante confianza por un año más.

    Por lo pronto, vale la pena recordar la lista de ignorados por la Academia Sueca que Iván Thays comentó hoy en su blog: Tolstoi, Chejov, Joyce, Pound, Proust, Kafka, Nabokov, Rulfo, Borges, Onetti.

    Bueno, no hay que ser tan exigentes: a cualquiera se le habrían pasado esos nombre, ¿no? Lo importante es que sí se acordaron de darle el premio a Churchill y a José Echegaray (en la foto), sin quienes la literatura del siglo veinte no sería lo que es... Supongo.

    ResponderEliminar
  5. Copio completa la acometida de Faverón y paso a explicar mejor mis argumentos que, otra vez -yo sí creo que interesadamente- no quiere entender este señor.

    Faverón dice que habría que tirar la toalla si este año le dan el premio a Pamuk. ¿Por qué? Claro que no dice por qué, si su costumbre es ir por ahí acusando, sembrando dudas, desprestigiando sin exhibir nunca pruebas ni argumentos.

    Pamuk es un gran escritor, y no lo digo yo sino muchos otros escritores (hoy mismo Cueto habla de él en su columna de Peru 21), y si le dan el premio, así sea por "recompensa política", estaría bien, pues su obra lo amerita, aunque como bien dice Cueto no es orgánica todavía.

    En cuanto a lo de Roth, yo mismo dije que el escritor hablaba en el contexto de Checoslovaquia de los sesenta (lo pueden leer en mi post). Pero nada impide que se pueda ampliar la idea a otro contexto. Eso fue lo que hice, y el mismo libro de Roth que cité -y que Faverón al parecer no ha leído-tiene más pasajes donde se pone en cuestión la idea de que si un escritor empata con la oficialidad (del gobierno, la academia o cualquier otra entidad de poder) tiene que ser necesariamente
    "malo". O sea, que tengamos que "tirar la toalla" con la institución que lo premie.

    Faverón tirará la toalla, ingenuamente, si el Nobel va para Pamuk. Yo lo que digo es que la figuración y postura política de un escritor no debería primar para valorar su obra. Y de hecho no prima. Solo en la cabeza loca de Faverón estas dos ideas son incompatibles.

    Una cosa más: ¿si Echegaray hubiera sido un buen escritor como Rulfo u Onetti, los suecos lo hubieran premiado lo mismo? Yo creo que sí.

    Y en ese caso, ¿los suecos hubieran sido los grandes y justos lectores que cándidamente espera Faverón que sean? No.

    El mismo hecho de que haya tantos escritores premiados buenos como (i)rregulares o malos ¿no nos dice que la calidad de una obra no tiene que ver con la filiación política del autor? ¡Es tan difícil de entender!
    Y así le den el premio dos veces seguidas a MVLL o a Perico de los palotes rojos, los señorones de la Academia Sueca seguirán siendo lo que son (y lo que es Faverón): lectores interesados.

    Finalmente, creo que más útil para los lectores de la blogósfera será que Faverón en lugar de señalar mi hebefrenia galopante (de la cual todos se dan cuenta, por eso mi blog ha perdido tantos lectores en dos meses y estoy en el puesto 51, buhhhhh), diga por qué no incluye en su sofisticada listita de "no premiados" a César Vallejo.

    ¿Nos siguen pegando abajo, César?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10.10.06

    EN LUGAR DE TANTO INSULTO LO QUE DEBERÌA EXPLICAR GUSTAVO FAVERÓN ES POR QUÈ EL TURCO OHMAR PAMUK ES UN MAL ESCRITOR.

    Fidel K

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.