13.11.06


El extraño caso de David Abanto

David Abanto es un muchacho que apareció en la última etapa de los noventa, en presentaciones, recitales y bares de Quilca, y se ganó a pulso un lugar alabando a quien convenía alabar, olfateando bien por dónde iban las cosas, y sobre todo callando cuando era conveniente. Perfecto.

Luego apareció en el mundo de la blogósfera con un servicio de correos donde envía a su larga lista de contactos ensayos, reseñas y entrevistas literarias de supuesto y real interés. Bien.

¿Cuál es el problema? Pues que súbitamente Abanto abandonó el supuesto rigor literario de sus envíos –algunos de ellos muy buenos y que han sido posteados en este y otros blogs- para promocionar una entrevista a Beto Ortiz en Correo, donde el cronista se despacha ofensivamente contra los que han señalado los horrores de las reseñas que se han hecho a Puta linda, de Fernando Ampuero.

Hay por lo menos un par de preguntas que surgen de inmediato: ¿qué lo llevó a promocionar un libro de crónicas que ni siquiera es de la editorial para la que trabaja? Por qué, justo en el momento en qué otros bloggers –con quienes, todos saben, he tenido y sigo teniendo diferencias- enfrentan insultos impresos por haber defendido al autor de Caramelo verde, se le ocurre a Abanto refrescar los insultos de Ortiz a Faverón?

Las respuestas, si no las da Abanto, estarán flotando en el viento de las amistades acomodaticias y “camaraderías” de las que ya hablé en un post anterior.

(Lector de Beto Ortiz. ¿Un lector tan riguroso como Abanto se habrá dejado seducir, súbitamente, por los valores literarios de Ortiz?)

6 comentarios:

  1. Anónimo14.11.06

    Yo he asistido a las presentaciones de la revista Intermezzo Tropical, que dirige Victoria Guerrero, y las tres veces he visto a David Abanto en esas presentaciones. Todos sabemos que Abanto es muy amigo de esa poeta, y de Paolo de Lima y otros que colaboran allí.

    Manuel

    ResponderEliminar
  2. El Oscuro14.11.06

    recuerdo que cuando Faverón sacó su antología de cuentos sobre el terrorismo, Abanto envió a medio mundo la nota de El Peruano donde atacaba al antologador. Si bien ningún servicio informativo o público puede ser completamente "objetivo" parece que Abanto utiliza sus famosos envíos para propósitos que no están claros.

    ResponderEliminar
  3. La combi caliente14.11.06

    Jajajaja. He recibido varios correos sobre la antología de Faverón provenientes de la cuenta de correo de David Abanto. Han sido elogios, comentarios insípidos y duras críticas, de todo. Creo que lo mismo se puede decir de las notas que sobre la obra de otros autores envía David.

    Insinuar que sus correos podrían tener propósitos oscuros o decir que David "promociona" el libro de Beto Ortíz no tiene ningún sentido... Es que hay fantasmas que no me persiguen.

    ResponderEliminar
  4. La combi caliente14.11.06

    Jajajaja. He recibido varios correos sobre la antología de Faverón provenientes de la cuenta de correo de David Abanto. Han sido elogios, comentarios insípidos y duras críticas, de todo. Creo que lo mismo se puede decir de las notas que sobre la obra de otros autores envía David.

    Insinuar que sus “envíos” podrían tener propósitos oscuros o decir que David "promociona" el libro de Beto Ortíz no tiene ningún sentido, me parece. Es que hay fantasmas que no me persiguen.

    ResponderEliminar
  5. El chofer de esa "combi caliente" no aprende a cuadrarse hasta ahora. Nadie está reclamando por lo que normalmente envía Abanto. Pasa que la entrevista a Ortiz escapa al rigor literario que Abanto siempre ha mantenido, y escapa en cierto momento determinado.

    En fin, algunos ven, tal vez por conveniencia, fantasmas (o nada) donde hay ciertas sutilezas reveladoras.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo14.11.06

    Victor: No me parece que la intención de esos bloggers que mencionas haya sido "defender a Ampuero", sino señalar las debilidades del tipo de reseña literaria que suele practicarse en los diarios y semanarios de Lima. Creo que debes aclarar este punto.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.