16.11.06


Magda en receso

Apostillas Literarias es uno de los blogs dedicados a la literatura que siempre visito (ver vínculo a la derecha). Lo dirige Magda Díaz Morales, quien por un imponderado que abajo se explica, dejará a sus lectores en ascuas durante algunos días. Entérense por qué.

Ayer por la tarde, mientras ponía la ropa en la lavadora se me fue al suelo un calcetín. Una de las pasiones de mi perrito son precisamente los calcetines, así que al bajarme a recogerlo él hizo lo mismo, en el instante que le daba la mordida yo tomaba el calcetín, y me mordió a mí por morder al calcetín.Fue en la mano izquierda, tengo la sangre remolida y duele mucho, casi no puedo mover la mano porque mordió en la parte adonde están las venitas, aunque no pasó nada grave, no se me rompió nada.

Al inicio pensé que se me había roto un tendón, pero afortunadamente no fue así. Ya me estoy poniendo una pomada y esto ha aminorado el malestar.Ello es paralelo a que hay que llevarlo a la estética, y detesta ir a la estética, no le gusta bañarse ni que lo rasuren, así que es todo un rito el que hay que hacer antes de llevarlo: darle unas pastillitas para tranquilizarlo unas dos horas antes de que vengan por él, lo arreglan y ya lo traen. Este rito será la primera vez que lo hagamos, veremos si resulta. No le agradan los extraños, y creo que esto ha sido porque lo tengo muy mimado, demasiado, diría, pero no sabía qué era tener un perro hasta ahora, a mis papás no les gustaban los perros en casa, y pues nunca tuvimos.

Todo esto de la mimada se ha convertido en problema, un problema del que soy responsable y del que ahora no se cómo salir. Los educadores tienen fama de maltratarlos ("para que aprendan"), y esto me da miedo. El perrito, se llama "Popi" y es el de la fotografía, tiene tres años y no se si aun sea tiempo de enseñarle muchas cosas que necesita aprender. Por ejemplo, si tocan la puerta y voy a abrir, él sale corriendo y no deja que yo salga, intenta impedirlo, se enoja.

De igual forma cuando se va mi hijo, intenta impedir que nos vayamos porque, me imagino, no le gusta quedarse solo. Cuando alguien viene tengo que dejarlo en el patio encerrado, y para meterlo en el patio es todo un lío. Sinceramente no se qué hacer. Intentaré empezar a educarlo, aunque no se cómo. No deseo que sea él el que manda, y eso parece que sucede.Me compré un libro sobre como educar a los perros, ojalá ayude y no sea demasiado tarde porque en lugar de disfrutarnos mutuamente, estoy preocupada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.