25.11.06


Sándor Márai: Metamorfosis de un matrimonio

Jacques-Pierre Amette ha publicado en el último Le Point una nota sobre el novelista húngaro Sándor Márai, quien fue muerto por mano propia en 1989, mediante un disparo de fusil en la cabeza en su casa de Santa Mónica (California).

El novelista había acumulado un exilio de cuarenta años que lo habían convertido en un perfecto desconocido en su país y acaso en toda Europa luego de un periodo de entreguerras de efímero esplendor literario. “Hijo de una familia importante de Budapest, crecido entre sirvientes y mujeres con sombrilla, conoció una juventud brillante –dice Amette-, cosmopolita, llena de explosiones y textos talentosos...”.

Luego de un largo y glamoroso periodo de formación periodística y literaria en Alemania (fue redactor de Frankfurter Allgemeine Zeitung) Márai retorna a Budapest para sumir con seriedad su destino de escritor. De esta manera va a introducir en la novela húngara las reglas de la tragedia clásica, pero privilegiando los “lugares oscuros, un misterio, una bruma, una obscuridad, una fatiga, un tono gélido”.

Amette señala: “Márai siempre ha confesado estar bajo la influencia de Dostoievski. Le copia los abismos crepusculares entre eternos maridos y eternos amantes”. Con este background de experiencias intensas, rigor escritural e influencias bien aprovechadas, el novelista confecciona soberbias piezas narrativas entre las que podemos contar a La herencia de Esther y Confesiones de un burgués.

«Metamorfosis de un matrimonio, que aparece hoy, es sin duda su obra maestra. Una máquina trágica perfecta. Novela de monólogos en la que una esposa “confiesa su vida trizada con una aparente ligereza de tono, luego es el esposo el que da su versión, luego la sirvienta, luego los hijos”, dice el reseñista.

Una curiosa vuelta de tuerca a la percepción que los que han leído tienen de Márai es la que da Amette hacia el final de su larga nota. Afirma que “se cree que –Márai- denuncia la burguesía, pero no: él se sumerge en ella, se delecta, se alimenta de ella con voluptuosidad”.

(Sándor Márai)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.