5.2.07


Asma sabia

Recomiendo mucho a los interesados la edición crítica de Allca, de Paradiso (1966), la novela-poema-ensayo de ese cubano mayor que fue don José Lezama Lima. El tratamiento del texto, cuidadoso hasta lo ínfimo y con abundantes notas muy atinadas, es de lo mejor. Ahora quiero referirme al testimonio (“El curso délfico”) de Manuel Pereira sobre el autor de La expresión americana.

Pereira cuenta sus encuentros con el maestro, compila una muy completa relación de boutades, dichos y expresiones geniales de Lezama, y alumbra sobre la naturaleza personal del poeta. Quiero destacar este párrafo porque coincide con cierta preocupación mía en poesía actual, cuyo primer esbozo debe aparecer en Letras S5 en estos días. Sostiene Pereira:

“Su consigna conmigo era la frase que él atribuía al oráculo de Delfos: “Solo lo difícil estimula”. Todo en Lezama era así, maravillosamente difícil. Pero no se trataba de una retórica caprichosamente hermética, ni mucho menos rebuscada. Su exuberancia conceptual y su lenguaje, que poseía la estructura de una cuántica musical, eran dones de su naturaleza. Lezama habló, pensó y escribió como respiraba. En su asma se confundían Góngora y Quevedo.”

En otro momento, Pereira refiere una visita a la casa del maestro con un cantante, nada menos que… sí, Silvio Rodríguez. Lezama preguntó al autor de Causas y azares por “Mozart, Tchaikovski, los cantos gregorianos, las fugas de Bach y los trabajos que hizo Brahms sobre motivos de Paganini. A todo Silvio respondía que no sabía, que no recordaba, hasta que le salió esta frase (a Rodríguez): “Yo solo soy un hombre con mi guitarra”. Susurrante, le contestó Lezama: "¿Y le parece poco?”.


(Grande el maestro)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.