23.2.07



Crítica menor de Agreda

David Abanto, siempre tan servicial, me hace llegar por correo una columna -diagramada como si fuera de un diario escrito- donde el académico J. A. Mazzotti se defiende de una mala crítica a su reciente libro de poemas, publicada por Javier Agreda en La República hace diez días.
Más allá de fuertes discrepancias ideológicas, y en bien de la poesía -que es lo más importante-, me parece pertinente publicar en LdL sus precisiones a la pésima reseña de Agreda.
Solo una atingencia que no tiene que ver con la reseña ni con el poemario (del cual publicaré una lectura en su momento): lo de "aliado" de Kloaka no es solo un rótulo. Cualquiera que lea Poéticas del flujo se dará cuenta de ello.


Por José Antonio Mazzotti

A Javier Ágreda habría que recordarle un poco las peculiaridades de la poesía. En su reseña a mi reciente libro Sakra Boccata (La República del 12/2/07) desliza tantas equivocaciones que uno se pregunta qué hace alguien tan desinformado (y desorejado) escribiendo sobre el género. Primero, me identifica como “uno de los fundadores y líderes del polémico grupo Kloaka”, cuando cualquier entendido sabe que nunca estuve en el grupo, ni firmé sus manifiestos. Fui un amigo y compañero de ruta bajo el rótulo jocoso de “aliado principal”, cosa que no desdice ni del grupo ni de mí. Y seguimos siendo amigos.

Lo de citar de memoria es frecuente en cierto periodismo, pero cuando de poesía se trata, es receta para el resbalón.

Luego Ágreda sostiene que mi primer poemario, Poemas no recogidos en libro (de 1981) era “un conjunto de textos que giraban en torno al tema del amor”. Habría que ilustrarlo con un chequeo básico: de las tres secciones del libro de veinticuatro poemas, apenas una, la tercera parte, se dedica al tema. Y el amor ha seguido siendo pasto de varios poemas de mi segundo libro (del 85), del tercero (del 88), y del cuarto (del 94). Pero donde se hace más evidente, desde el mismo título, es en mi quinto libro, Señora de la noche (del 98), que retoma un verso de Octavio Paz precisamente alusivo al tema del amor. Mal se sostiene la ligereza de Ágreda de que “después de varios poemarios y algunos libros de ensayo […] Mazzotti vuelve a ese tema en su poemario Sakra boccata”. Esto es lo que se llama saltarse la bibliografía con garrocha. Y, de paso, perderse el sentido del título, que alude a la poesía tanto como al erotismo.

Podría seguir con varias inexactitudes, pero no quiero negarle al comentarista, ni a nadie, el derecho de que no le gusten mis últimos poemas. Me parece muy válido y legítimo si sabe sostenerlo con rigor, como ha hecho con otros libros. El asunto aquí es distinto: la superficialidad del quehacer crítico respecto de la poesía. Bastará terminar con una desfiguración que revela su aludido desorejamiento. Cita un verso mío como “repta la lengua en la acequia perfumada” en vez de “repta la lengua por la acequia perfumada”, que tiene una cadencia más simétrica (4-8-12) y está lejos de ser estrictamente descriptivo, como indica (¿sabrá que ni las lenguas reptan ni las vulvas son acequias?). Lo de citar de memoria es frecuente en cierto periodismo, pero cuando de poesía se trata, es receta para el resbalón. Ojalá este crítico afine la puntería en próximas entregas y lime sus impresiones en un género que, obviamente, se le escapa por “irracional”.

(Agreda. Sigue acumulando reseñas imprecisas y deficientes)

1 comentario:

  1. Lucho23.2.07

    Bien por publicar este texto. Eso es amplitud de criterio y espíritu democrático. Das ejemplo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.