6.2.07


Editor de sí mismo


Hace un par de días circuló en la blogósfera una anécdota del Nóbel Soyinka. Un niño de 9 años le preguntó en una conferencia qué es lo que tenía que hacer para ser un escritor. “Escribir, escribir, y escribir”, fue la brillante respuesta del Nóbel.

La recomendación fue reproducida y aceptada sin reflexión alguna por ciertos bloggers locales. Yo diría que le falta algo a esa respuesta. Escribir, sí, pero no publicar también es importante. Sobre todo ahora que los escritores se miden no por la calidad de su prosa, el dominio de la técnica o la originalidad de sus temas, sino por la cantidad de libros que han dado a la imprenta (y por la cantidad de libros por año que puedan dar en el futuro).

Actualmente muchos escritores jóvenes tienen más ganas de publicar que de escribir. Y algunos de ellos incluso han invertido la relación y escriben con el único y no tan secreto fin de salir en los medios de comunicación. El signo de los tiempos mediáticos.
Más. Conozco a un tipo que cree que lo poco que puede escribir robándole tiempo a la resaca dominguera es publicable per se, y además genial. Dice que tiene el genio adentro y aunque tenga apenas 15 minutos a la semana para sentarse a la compu y ensuciar la página en blanco, siempre será suficiente. ¡Suerte la suya!

A mí me pasa lo contrario. Desde que me compré la poderosa IBM T41 que, fielmente, me aguanta todos los desmanes escriturales, he escrito dos novelas, unos cuentos, dos poemarios y estoy por cerrar un libro de ensayos. Y no he dado a la imprenta nada de ello. Es que todavía cuatro de esos cinco libros no me convencen. Estoy casi seguro de que no los publicaré.

Esto último no por temor, falta de oportunidad o lo que el lector malicioso (bienvenido) pueda pensar. No, es simplemente porque pienso, como toda persona prudente, que no todo lo que uno escribe es publicable. Así de simple.

En la llamada generación de los noventa hay por lo menos un caso, muy conocido, de un magnífico poeta que ha malogrado su producción publicando cada librito que la inspiración le daba, sin el más mínimo criterio. El escritor no solo debe ser un buen lector y un correcto prosista por lo menos (qué tan geniales somos, eso dejémoslo a los demás). El escritor debe ser un editor de sí mismo también.

(Rulfo. Implacable consigo mismo)

11 comentarios:

  1. Anónimo7.2.07

    de quiénes hablas Coral??????????

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7.2.07

    Me parece de mal gusto ironizar las palabras de Soyinka y hacer tu "aporte". Hay que ser humilde.

    Gretta

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7.2.07

    Pequeño: El odio te hace monigote del mal; el amor, señor de la palabra.
    No olvidar esto.

    ResponderEliminar
  4. LuchinG7.2.07

    Supongo que habrás hecho circular esos libros entre tus amigos, al menos.

    ResponderEliminar
  5. Disculpa que te deje con la palabra en la boca tanto tiempo, "Gretta", recién puedo conectarme. Mira, no sé si puedas señalarme qué parte te parece irónica en el post, porque yo no he tenido la intención de ironizar al Nóbel.

    En cuanto a lo del aporte, más allá de lo atinado que fuera, hay que acostumbrarnos a pensar por uno mismo y no aceptar todo a rajatabla por más que venga de un Nóbel, ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  6. una novela la está leyendo una musa en este momento, y la primera versión de uno de los poemarios ha sido leído por dos poetas ya.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7.2.07

    ese llamamiento a la "humildad" me recuerda a Borges, que decía que la humildad es la virtud de los que no tienen otra virtud.

    Acid Uan

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7.2.07

    Se que estoy fuera del tema, pero tal vez les interese saber que en la librería "Crisol" de Plaza San Miguel hay una oferta de los libros de la editorial "i de bolsillo", 3 libros por el precio de 2. Espero que sea para renovar stock.

    ResponderEliminar
  9. LuchinG7.2.07

    ¿Borges dijo eso? Qué tal conch... Pero si a cada rato encuentro muestras suyas de humildad. Si eran ensayadas o espontáneas pero nada sinceras, sabrá dios, pero las decía.
    Creo que lo que cae chinche de lo que dijo Coral es "he escrito dos novelas, unos cuentos, dos poemarios y estoy por cerrar un libro de ensayos", suena a "voy de cero a cien en 8.4 segundos, jojolete"; bien podría haber dicho "todo lo que he escrito se lo he mandado primero a mis amigos para que lo macheteen bien antes de tomarme la libertad de importunar al respetable", y pasaba piola.

    ResponderEliminar
  10. créeme, "luching", que cuando le das todo el tiempo que se merece a la escritura no es raro escribir tanto.
    La calidad tendríamos que discutirla libro por libro, pero no es nada especial escribir cuatro libros en dos años y medio, si hay tiempo y ganas de hacerlo en lugar de perder el tiempo repitiendo como loro fechas y autores, o mirando qué se dice en los blogs basura.

    ResponderEliminar
  11. LuchinG8.2.07

    Yap, pero no digo que sea raro, quería más bien decir que ponerte de ejemplo da una impresión que tal vez no quieras dar. Un par de veces he leído entrevistas a poetas que dicen cosas como "cuando fulano de tal me llamó para felicitarme por haber ganado la Musaraña de Oro 1999, me dijo que..." Tal vez no quieran dar la impresión de que están contentísimos de que la miss les haya puesto una estrellita en la frente, pero así es como quedan.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.