23.2.07


El caso Fenelon: ¿Pirata o livre très bizarre?

Según Émile Faguet, en su Histoire de la littérature française, el periodo de entre 1690 y 1715 fue uno de los más brillantes de toda la literatura de Francia. Todo estaba en efervescencia, sujeto a cambio y renovación incluso con cierta precipitación. En este contexto la literatura religiosa y pedagógica evolucionaba menos rápido que el resto, pero dejaba percibir sus cambios.

Uno de esos cambios importantes lo constituyó la obra de François de Salignac de La Mothe, Fenelon (1651-1715), y en especial su secuela de una de las obras de Homero: Las aventuras de Telémaco hijo de Ulises (1699). El texto, compuesto en su primera versión de 18 libros, y fijado posteriormente en 24, fue escrito bajo encargo para la educación del Duque de Borgoña, y su éxito editorial –fue una suerte de best seller de principios del siglo dieciocho- sorprendió el primero al propio Fenelón, que lo que había querido hacer era solo un texto guía para la instrucción de un niño noble.

Las aventuras de Telémaco terminó teniendo tantas y tan distintas ediciones en el siglo dieciocho –ya no hablemos del diecinueve, cuando la impresión de libros se incrementó geométricamente-, que algunos estudiosos y libreros consideran muy probable que el libro más popular y divertido de Fenelón -otros títulos suyos son Explicación de las máximas de los santos sobre la vida interior (1697);Demostración de la existencia de Dios a partir del conocimiento de la Naturaleza (1712)-(1718)- haya sido uno de los primeros en la historia en ser pirateados.

La idea no es desopilante si reparamos en que el texto de Fenelón -paralipisis o complementación de la historia de Telémaco expuesta en la Odisea- fue en poco tiempo adoptado por escuelas y abadías de toda Europa como texto de enseñanza de la lengua francesa, debido a la claridad expositiva y a la suave gracia del estilo de su autor –delicadeza que fue fustigada en su momento por Diderot. Es de suponer que en cada ciudad donde había una imprenta estaba en germen o en acto la posibilidad de copiar el libro de Fenelon para cubrir la necesidad del mismo.

Pues bien, hace unos días estaba paseando por el centro, chequeando un remate de libros callejero, cuando me encontré con un librito empastado en cuero rojo que decía simplemente "Fenelón". Lo tomé en mis manos recordando Las aventuras de Telémaco y me di con la sorpresa de que era un ejemplar muy antiguo de ese libro, probablemente del siglo dieciocho. El libro no tiene mayores señas de impresión que lo siguiente:


Poissy -Tip. y Ester. de Aug. Bouret.


Los doce grabados que trae, de una resolución impresionante, me daban un dato adicional. También el número de páginas, los tomos y volúmenes (dos tomos empastados en un solo volumen, 202 y 174 páginas). Pero no tengo año de edición. Ingresé a internet con esta información y me hallé en un dilema casi imposible de resolver. En Poissy se imprimió una famosa edición del libro, pero en el siglo diecinueve. Mi ejemplar, por la impresión, es de principios del siglo dieciocho. Encontré un grabador apellidado Bouret, pero no se llamaba Augusto. Y también es del siglo diecinueve.

En cuanto al número de páginas, fatigué casi treinta ediciones entre 1699 y 1800, pero solo coincidía con una de ellas, que presentaba el libro completo en 276 páginas, pero no divididas en tomos, y en dos volúmenes. Por lo demás, había ediciones con 200, 36, 24 y 10 grabados, en dos, cuatro, ocho y 24 tomos, en varios volúmenes, sin grabados, en cuero de cabra, de cerdo, de vaca, con opúsculos, colofones y agregados, con ilustraciones en color, marcos, letras capitales. En fin.

Gran parte de todas las posibilidades de edición de los siglos deiciocho y diecinueve están registradas minuciosamente en internet, en páginas francesas e inglesas, pero ninguna coincide con mi edición. Chequeé todos los grabados que hay en Google del libro de Fenelón, uno por uno. Ninguno se parece a los de mi ejemplar. ¿Tendré entre mis manos una edición secreta de autor?

"Lo más probable es que sea -me baja a tierra un amigo más enterado que yo- una edición no autorizada de Las aventuras de Telémaco". Un libro pirata del siglo dieciocho, quién lo creería. Yo, que nunca he comprado libros piratas. Espero obtener más información sobre mi ejemplar de Fenelón, aunque mi poca pericia en Internet haya sido agotada ya. La idea de haber pagado veinte dólares por un libro pirata ha quitada 60 minutos a mis once horas de sueño.

(Primeras páginas de mi edición de Les aventures de Telemaque fills d'Ulysse)

2 comentarios:

  1. De todas maneras el hallazgo es interesante. Sin duda habra algun coleccionista por ahi q te puede devolver tus 20 dolares por ese ejemplar, aunque sea pirata, si es que verdaderamente es tan antiguo.

    ResponderEliminar
  2. Eso espero. Si no, pues por lo menos está completo y en francés; podré leerlo en ese idioma.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.