19.2.07


Historias amargas

Ayer en El Dominical, el profesor sanmarquino Agustín Prado Alvarado publicó unareseña sobre una reedición del primer libro de cuentos de Ricardo Piglia. Como todavía no lo he leído, los dejo con la reseña sin más.


Respiración artificial (1980), La ciudad ausente (1992) y Plata quemada (1997) consolidaron, en las dos últimas décadas, a Ricardo Piglia (Adrogué, Buenos Aires, 1940) como uno de los novelistas de mayor importancia en la región literaria del Río de la Plata. Sin embargo, sus inicios como escritor están registrados en el rubro de la escritura del cuento. Un ramillete de ellos fue compilado en su primer libro La invasión, publicado en 1967 año en que también fue premiado por la Casa de las Américas.

EL MISMO CUENTO DISTINTO

En esta nueva edición española el escritor argentino nos confiesa, en el prólogo insertado, las diferencias con la edición de 1967. Anteriormente el libro contaba con diez relatos, ahora se han sumado cinco más: dos cuentos inéditos "El joyero" y "Un pez en el hielo"; mientras que los tres restantes "Desagravio", "En noviembre" y "El pianista" habían circulado en revistas literarias bonaerenses de los sesenta. Otro cambio efectuado es el reordenamiento; pues el libro abre y cierra con los cuentos nunca editados.

Piglia también nos revela que la (re)lectura de sus textos lo llevó a modificarlos, siendo "Tarde de amor" el único texto reescrito por completo. La decisión de retocarlos obedeció, entre otros fines, a un principio aprendido de Hemingway a quien evoca: "Todo lo que podamos sacar de un cuento, lo va a mejorar". Hay un semblante realista en los argumentos de las 15 piezas. Y una escritura solvente, de prosa limpia y sin complejidades en el lenguaje. Otro detalle notorio es el uso del diálogo como un componente importante en el armazón de los cuentos, seguramente una de las influencias estilísticas tributarias de la obra de Hemingway.

SABOR AMARGO

Entre las tramas dominantes encontramos aquellas que exhiben personajes derrotados. Personajes que deciden emprender algún acto esencial que les permita saborear una pequeña victoria a su amarga existencia, como en "El joyero", "En noviembre" o "El pianista". En "El joyero", por ejemplo, un ex presidiario apodado el Chino decide viajar para buscar a su hija con la intención de recuperarla. Notable es la dosis de complejidad emocional del personaje aferrado a su paternidad como eje medular de su vida: "Jamás estaba perdido estando con su hija".
Podemos agrupar otro manojo de cuentos acuñados por su sabor histórico, como "Las actas del juicio", calificado por el autor como un relato histórico, además de distinguirlo como su mejor pieza narrativa en este libro. Ambientado en el siglo XIX, en el cuento se reconstruye mediante un juicio el asesinato del general Urquiza, reconocido por haber combatido y derrocado al sanguinario dictador Rosas. Otro relato de ambientación histórica es "Mata-Hari 55", donde Piglia, mediante un contrapunto de voces y miradas detalla las vivencias de una soñadora aprendiz de espía reclutada para seducir a un peronista. También estas voces son las encargadas de aludir al contexto social: "Todo pasaba en julio o agosto del 55, unos días antes de la revolución".

EL NACIMIENTO DE RENZI

El mundo del adolescente y la pérdida de sus ilusiones infantiles son el material narrativo de cuentos como "La honda" y "En el terraplén". En la primera historia la mirada al infante es narrada desde la óptica adulta; mientras que en la segunda la focalización de la narración se aproxima al pensamiento de Emilio, joven protagonista que experimenta los difíciles primeros pasos de esa edad.
Un último grupo de relatos a destacar son los protagonizados por Emilio Renzi, personaje principal de su posterior novela Respiración artificial. Son tres los cuentos conducidos por Renzi: "La invasión", "Tierna es la noche" y "Un pez en el hielo" este último cierra la lista de relatos mostrando ya la vocación literaria del personaje. Recorriendo estos quince cuentos certificamos las dotes de narrador que ya poseía Ricardo Piglia en sus inicios como escritor; aunque, tal vez, en este libro su perduración y resistencia al paso del tiempo pueda deberse a la reescritura efectuada, mérito y acierto también encomiable.

(Piglia)

1 comentario:

  1. Anónimo28.2.07

    Hola:

    Me gustó mucho el artículo de Agustín Prado Alvarado es clara, precisa y analiza sobriamente los cuentos de Ricardo Piglia, ojalá se publicarán más textos como este y no otros que no dicen nada de los libros que comentan. Dónde puedo conseguir el libro en el Virrey o en Crisol.

    Sebastián

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.