19.2.07


Hornby infiel

En la Revista de Libros chilena hallo esta reseña sobre la reciente novela de Nick Hornby, el autor de Alta Fidelidad, publicada por Anagrama.

En picado sorprenderá tanto a quienes no conozcan al inglés Nick Hornby como a quienes ya hayan disfrutado con libros como Alta fidelidad o Como ser buenos, dos estupendas novelas, la primera de ellas famosa por su versión fílmica.Una noche de Año Nuevo llega a la azotea del edificio londinense predilecto de los suicidas una católica cincuentona, cansada de cuidar a un hijo en estado vegetal. Se topa con otro suicida, Martin, ex presentador de un matinal televisivo, recién salido de la cárcel por acostarse con una quinceañera. Intercambian escuetas palabras y de pronto aparece una joven gritando y chillando.
Se trata de Jess, una energúmena adolescente, mentirosa y malhablada, afectada por la misteriosa desaparición de su hermana y el abandono de su supuesto ex novio. Se les suma un ex rockero norteamericano, de sexualidad confusa, abandonado por su novia y su mejor amigo. Y parece que la unión hace la fuerza, o la quita, según cómo se mire, pues, entre que las horas pasan y el valor no llega, los cuatro deciden darse una prórroga hasta el día de San Valentín. Y comienzan a verse inmersos en situaciones extremadamente patéticas, generando, sin querer queriendo, una hermandad en la desgracia. Llegado el plazo fatal, se dan una segunda prórroga de tres meses. Y siguen pasando cosas, tan absurdas como rigurosamente posibles. Aunque sería inexacto hablar de un final feliz, lo cierto es que cumplido el trimestre deciden que las cosas han mejorado y se dan otro plazo, ahora de seis meses. Es conmovedora la libertad, la humanidad y la comicidad que van cobrando los personajes al dilatar colectivamente sus muertes.
De asunto trágico y tratamiento cómico, como gustan los ingleses, la novela posee una estructura sólida y ágil que da cabida a las versiones intercaladas de los cuatro protagonistas. Mención aparte merecen los abundantes diálogos, ambiguos, desesperados, sorpresivos y a veces geniales. Hornby es un bromista de fuste, de la familia literaria de su compatriota Martin Amis, quien también ha escrito en clave jocosa una novela sobre un suicidio frustrado (Dinero) y quien dejó dicho que, para la crítica, "no hay forma de distinguir lo excelente de lo que no lo es tanto". Y En picado se presta con sobrados méritos a tal confusión.Por último, llama la atención la capacidad de Hornby para dosificar eficazmente la información y diseminar su lucidez, sus reflexiones, su humor y sus tan disparatados como asertivos símiles en los discursos de los cuatro protagonistas, sin estropear sus individualidades. Hacia el final de la novela, mientras conversan, uno de ellos da con la madre del cordero: "Mi conclusión es que no somos gente seria". Y no lo son.
(Portada de la edición inglesa)

2 comentarios:

  1. LuchinG21.2.07

    Gracias por el dato. ¿Será tan reciente que aún no hay versión en castellano?

    ResponderEliminar
  2. Claro, la reseña chilena es sobre la edición en castellano de Anagrama. No puse la portada porque era muy pequeña. Crucemos para que llegue a Lima.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.