5.2.07


Miseria del canon

Abelardo Oquendo. (Tomado de "Inquisiciones", La República)


Al reconocer que sus trabajos sobre la narrativa europea occidental inciden apenas en la fracción canónica, que "no es ni el uno por ciento" de lo publicado en la literatura respectiva, Franco Moretti pone el dedo sobre una llaga inabarcable y que solo recientemente empieza a ser objeto de alusiones. Se trata de la masa enorme que sostiene la punta del iceberg, de ese noventa y nueve por ciento que Moretti, como el resto de los estudiosos e historiadores literarios, desconsidera; de "los grandes ileídos" como los llama Margaret Cohen.

"Allá afuera –calcula Moretti– hay treinta mil novelas británicas del siglo XIX, o cuarenta, cincuenta, sesenta mil, nadie sabe realmente, nadie las ha leído, nadie jamás lo hará". Aterra pensar que ese es el destino de la gran mayoría no solo de las novelas, también de los libros de poemas, de las obras literarias en general. Cuantas más se publican, más se olvidan. En alguna parte se informó que el año pasado habían aparecido 850 novelas nuevas en Francia. El número es obviamente inabarcable para el aparato que filtra la producción, para lo que se conoce como el metatexto literario. "Los grandes ileídos" van acumulándose en cementerios cada vez mayores. ¿Cuántos poemarios se habrá publicado el año pasado en el Perú, cuántos volúmenes de narrativa? ¿Cuántos de ellos lograron siquiera una mención en algún órgano de prensa?

¿Cuántos un sitio visible en alguna librería, no importa si un par de días?
Una mención, un espacio fugaz, el puñado de amigos y parientes reunido en la presentación de una obra nueva pueden servir de poco pero sostienen, dan pie a la ilusión. La de ser alguien, por ejemplo. Alguien que ha publicado uno o más libros de algunos cientos de ejemplares raramente vendidos en su integridad en una ciudad de más de siete millones de habitantes, en un país poblado por más de veinticinco millones de personas, en una lengua hablada por más de cuatrocientos millones.

¿Cuántos escritores ha producido el Perú? Varios miles a lo largo de la breve historia de su literatura escrita. Sin embargo, en la más reciente de las historias de su literatura, la de James Higgins, se registra alrededor de ciento cincuenta, nada más. Es una pequeña historia, claro está, un manual de 420 páginas, no un censo de escritores. Pero toda historia es una selección; es decir, una exclusión. Una lápida más para sellar un cementerio tanto más vasto cuanto el panorama que una historia abarca es mayor.
(Moretti)

1 comentario:

  1. Anónimo5.2.07

    Supongo que es el verdadero reto a la vocación del escritor: o escribe o escribe, pese a que no siempre exista la posibilidad mínima de respuesta del lector. Es como un amor imposible, no correspondido, pero que acaba siendo lo único que nos mantiene vivos, que nos hace sentir que estamos vivos. Igual que el amor, el deseo de escribir no es algo que se elija o se razone, al contrario, acaba imponiéndose contra todo lo que se oponga. Por eso nada más, todo escritor merece el mayor de los respetos.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.