14.2.07


Razones para escribir
-fragmento-


Francis Ponge (Trad. Alfredo Silva Estrada)

Que nos persuadamos de esto: nos han sido indispensables ciertas razones para llegar a ser o para seguir siendo poetas. Nuestro primer móvil fue sin duda el asco por lo que se nos obliga a pensar y a decir, por aquello en lo cual nuestra naturaleza de hombres nos fuerza a tomar parte.

Avergonzados del arreglo de las cosas tal como está, avergonzados de todos esos groseros camiones que pasan por nosotros, de esas fábricas, manufacturas, tiendas, teatros, monumentos públicos que constituyen mucho más que el decorado de nuestra vida, avergonzados de esa agitación sórdida de los hombres alrededor de nosotros, hemos observado que la Naturaleza, mucho más poderosa que los hombres, hace diez veces menos ruido, y que la naturaleza en el hombre, quiero decir, la razón, no hace ningún ruido en absoluto.

¡Pues bien! Aunque fuese tan solo para nosotros, queremos hacer escuchar la voz de un hombre. En el silencio, es cierto, la escuchamos, pero en las palabras la buscamos: eso ya no es nada. Eso es palabras. Y ni siquiera eso: palabras son palabras.

(…)

Que es preciso a cada instante sacudirse del hollín de las palabras y que en este orden de valores el silencio es lo más peligroso posible.
Una sola salida: hablar contra las palabras. Arrastrarlas con nosotros a la vergüenza adonde nos conducen de tal manera que en la vergüenza se desfiguren. No hay otra razón para escribir. Pero, apenas concebida, esta es absolutamente determinante y conminatoria. No se puede escapar de ella sino mediante una cobardía humillante que no es de mi agrado tolerar.
1929-1930

(Retratode Ponge por Dubuffet)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.