21.3.07


Carta de joven poeta sobre el affaire Huáscar

Miguel Angel Malpartida es uno de los varios buenos poetas sanmarquinos de la última generación que no tuvieron la suerte de encontrarse en el Queirolo o la Rockola de Quilca el día que el organizador de ChilePoesía, José María Memet, bajó a chupar y seleccionar a sus invitados (admiren la incomensurable sensibilidad poética de serial killer de este Tagore wanna be)

Pero la carta que me envía Miguel Angel, el poeta, no tiene nada que ver con esa circunstancia fortuita y deleznable sino con una serena indignación de joven intelectual que debe ser escuchada. Copio todo:


"Hola Víctor.
No sé si podrías postear estas líneas en tu blog.
Un abrazo.


Yo me pregunto si los organizadores chilenos llamarían también "cruzar fronteras" y "buscar la hermandad entre los pueblos" a un hipotético evento que se realice en el pueblo de Concepción, en Huancayo, escenario de una crudelísima batalla (9 de julio de 1882), donde setenta y siete soldados chilenos fueron ultimados por tropas y montoneros peruanos.

Chile conmemora este día el heroísmo y el sacrificio de sus hombres y mujeres (porque las hubo), jurando a la bandera, de la misma forma en que Perú recuerda el 7 de Junio a los muertos de Arica.

Pregunto, con especial interés, cuál sería la opinión del ciudadano de a pie chileno, si esto ocurriera.

Es necesario que toda reconciliación parta de la prudencia, y comprender que es de mal gusto celebrar la poesía en el lugar donde el sacrificio de ochenta tripulantes aún no ha sido recuperado, así como los valiosos incunables, manuscritos, archivos y documentos históricos que fueron echados a saco durante la ocupación, y de los cuales quedaron setecientos treinta y ocho volúmenes, de cincuenta y seis mil, regados por el suelo entre excremento de caballos, como los encontró Ricardo Palma al hacerse cargo de la Biblioteca Nacional.

Pienso que no se nos "robó" solamente, porque esa es la palabra que El Mercurio (20/03/07) prefiere eludir cuando menciona que el ejército chileno "sacó" los libros de la biblioteca, sino que se mutiló parte de nuestra historia documentada. Cuando Palma pretender citar algunas fuentes en sus tradiciones posteriores a la guerra, sólo puede saber con certeza (y así lo detalla) que los libros y códices que una vez consultó se destruyeron, fueron “sacados” del país, o vilmente comerciados.

Chile y Perú tienen mucho más en común de lo que se quiere creer, especialmente en poesía joven. Poetas amigos nos han visitado continuamente, y hemos hecho lo mismo cuando se ha dado la oportunidad, sin fechas recordatorias, sin precisar de lugares históricos y mucho menos, dolorosos, como las instalaciones del Huáscar o la plaza de armas de Concepción.

Opino que la actividad creativa del poeta se ha caracterizado, esencialmente, por elegir con sumo cuidado las palabras, analizándolas, sopesando su pertinencia, simultáneamente, en variados contextos lingüísticos, para provocar sentidos nuevos que conjuguen un "ethos" particular en el lector.

Por tanto, los poetas saben reconocer “prudentemente” cuando un término suena armónico o no, aún en la aparente desarmonía. Asumo que los creadores invitados sabrán reconocer que la palabra que sea dicha (o silenciada, como es el caso de Rocío Silva Santisteban) en el contexto cultural que los reunirá el día del recital en Talcahuano, sea una palabra sin coartadas, parafraseando dialógicamente a Mijail Bajtín, una palabra ética.

Miguel Ángel Malpartida

(San Marcos, cuna de poetas)

6 comentarios:

  1. Anónimo21.3.07

    admirable la dignidad limpia de los poetas jóvenes.

    XXX

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22.3.07

    a ese Memet habría que cortarle el presupuesto mejor para que no escriba boludeces.

    Giancarlo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo22.3.07

    Buenas tardes, creo que simbólicamente el Huáscar es un espacio que permanece en el imaginario de muchos poetas como secuencia anclada, es decir, el espacio-tiempo, les es irreproducible en términos distintos a un conflicto histórico. Por lo tanto creo que el espacio como nación está tan desatirculado que es difícil realizar un proyecto distinto al que plantean.

    Desde el sur

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22.3.07

    esperando de la biblia: llega alguien, cualquiera de icono o de ordinario, y dos hijos ofrecen una ofrenda en lo que el azar les ha permitido. el primero da lo que "controla" en su pastoreo y el segundo lo que "escapa" en su sembrio. pero nadie, osea dios, a dispuesto la prenda del rescate, ofrenda o premio... y sin limite al final el rechazado es cain, pero el es muerto abel. ¿sera que el poeta es un cain? ¿sera dios? ¿el que va a morir? o habra sido siempre Set... el que hereda la progenie "suertuda"...

    salomon

    ResponderEliminar
  5. Anónimo22.3.07

    vamos a "ultimar" el susto y memeeeee come paja

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel Malpartida23.3.07

    La pregunta que me suscita la intervención del pseudónimo "Desde el sur" es: ¿Cómo variar la significación de un suceso que alarga su "secuencia" de "espacio y tiempo" hasta la actualidad?

    Cada vez que se analiza una variación de estado de conciencia, de postura ideológica, se verifica un proceso de cambio o de intención: ciertos gestos sociales que permiten el retorno de la total confianza en la posición a la cual se arriba. Pero, ¿podemos estar seguros de realizar correctamente este proceso, si los sucesos implicados son los que en realidad los políticos chilenos prefieren "ANCLAR"?

    Si Chile ha construido su prestigio militar, dignidad de vencedor o idea de nación, a través de la visión victoriosa de la guerra del salitre (desencadenada por el interés de capitales económicos), es algo que no está en discusión. Lo que sí puede ponerse sobre el tapete es la maravilla de hablar de hermandad y “cruzar fronteras” en un evento cultural que alcanza su reunión cumbre y mediática en un recital, que se llevará a cabo en un espacio histórico, álgido para muchos peruanos. (A todo esto, yo esperaba la respuesta del ciudadano de a pie chileno sobre un hipotético recital en Concepción, porque creo que siempre es bueno colocarse en el lugar del otro, cuya visión es la que en realidad nos complementa, a decir de Bajtín)

    La poesía, es decir, la producción artística y sus componentes estéticos, no tiene porqué convertirse en manifestación de la política exterior chilena. Desde hace algún tiempo Chile viene recuperando "oficialmente" sus relaciones culturales con el Perú, en base a variados gestos (merecidos, como la premiación del poeta Carlos Germán Belli; y honoríficos, como la invitación principal a su Feria Internacional del Libro), pero que carecen de sentido si es que no se resuelven primero las DEUDAS CULTURALES, como la devolución de los libros robados (que ya no sería algo tan simbólico, ya que la pérdida de fuentes afecta la labor de investigadores de todas las ramas científicas de las generaciones posteriores a la guerra)

    "Desde el sur" analiza este “imaginario de poetas” incapaz de reproducir una secuencia histórica en distinto contexto, en base a categorías lacanianas, pero sin recalar en lo "real". El orden de lo real, en este ejemplo, está representado por los sentimientos de indignación que no podemos traducir y que de cuando en cuando “irrumpen” para darnos cuenta de movimientos extraños en la “realidad” de las relaciones peruano-chilenas, y apropiaciones en lo "simbólico", propiciadas convenientemente por nuestros vecinos.


    ¿Desde cuándo ha sido anacrónico, antipatriótico, y beligerante, reclamar las pertenencias robadas?, ¿Desde cuándo se hace ominoso buscar las soluciones en el pasado y no en ideales progresistas que permiten cancelar etapas tan alegremente? Si algunos están preparados para aceptar tales cosas, en buena hora.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.